Nacional

null

Hemeroteca > 20/01/2003 > 

Monseñor Blázquez acude a Maruri y ofrece al párroco irse a vivir a Bilbao

El prelado elogió la labor del sacerdote, acosado por los nacionalistas, en defensa del derecho a la vida, el acercamiento a las víctimas y el apoyo a los amenazados

Actualizado 20/01/2003 - 00:36:06
BILBAO. El obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, acudió ayer a la localidad vizcaína de Maruri a respaldar a su párroco, Jaime Larrínaga, quien continúa sufriendo el acoso de un grupo de vecinos nacionalistas, que volvieron ayer a manifestarse contra él al término de la misa dominical.
Ricardo Blázquez siguió la homilía de Jaime Larrínaga, quien señaló que en el municipio «está surgiendo el odio», y una vez finalizado el oficio religioso subió al altar, desde donde explicó a los feligreses que su presencia, acompañado del obispo auxiliar, Carmelo Echenagusía, era una forma de «mostrar apoyo y afecto» al sacerdote.
Monseñor Blázquez dijo que, con el fin de garantizar su seguridad, había ofrecido al párroco de Maruri varios lugares de residencia pertenecientes al Obispado,en los que poder apoyarse en otros sacerdotes. Posteriomente, el propio Larrínaga confirmó a los periodistas que el prelado le había ofrecido vivir en la Casa Cural en Bilbao.
El obispo elogió la labor del párroco en defensa del derecho a la vida, el acercamiento a las víctimas y el apoyo a los amenazados. «Constituye una obligación moral de toda persona y es lo que ha hecho el padre Larrínaga», señaló monseñor Blázquez, quien añadió que «corresponde a los seglares ocuparse de los temas políticos».
Las palabras pronunciadas por monseñor Blázquez en la iglesia de Maruri fueron consideradas ambiguas por los miembros de «Basta ya» que se encontraban ayer en el lugar para respaldar al párroco Jaime Larrínaga, lo mismo que los integrantes de la Fundación para la Libertad. Ambos movimientos se concentraron por segundo domingo consecutivo frente a la Comisión de Vecinos «Maruri Ongi Etorri», que desde hace cinco fines de semana pretende «expresar su malestar por la postura del párroco».
Agradecimiento de Larrínaga
La presidenta de la Fundación para la Libertad, Edurne Uriarte, criticó ayer en declaraciones a la prensa que el obispo planteara en su breve discurso que la política «se hace fuera de la Iglesia y por los feligreses», considerando que los obispos vascos han hecho política en sus últimos documentos.
La miembro de «Basta ya» y europarlamentaria socialista Rosa Díez acusó al PNV de estar detrás del «acoso» al párroco de Maruri y señaló que «mientras el PNV organice el acoso y la autoridad competente, o sea, el consejero Balza y el lendakari Ibarretxe, autoricen las concentraciones, «Basta ya» estará aquí, apoyando a este sacerdote, apoyando en su persona a todos los que vean disminuida su libertad y su derecho a la vida y están siendo acosados por las autoridades competentes en el País Vasco».
Por su parte, Jaime Larrínaga, en declaraciones a Europa Press, se mostró «muy agradecido» por la visita del obispo de Bilbao y afirmó que el ofrecimiento del prelado para que disponga de las casas con las que cuenta el Obispado en Bilbao «se ha hecho con toda buena intención, para protegerme».
«El obispo -dijo- ha venido a solidarizarse, a darme un abrazo, y así lo ha hecho en el momento de la paz, cuando nos encontrábamos en la homilía». Larrínaga negó que Blázquez haya pretendido, con su oferta,alejarle de Maruri puesto que, según afirmó, el obispo ya sabe que reside fuera desde el pasado mes de septiembre. «El me dijo que,donde vivo ahora también puede haber gente radical y, por eso, me comentó que contara con las distintas casas que tiene el Obispado en Bilbao», relató.
Aunque el párroco residía desde hace muchos años en Maruri, «en una casita bastante solitaria», decidió, a raíz de los problemas surgidos con los vecinos del pueblo, irse a vivir a un inmueble heredado de sus padre, ubicado en otro municipio vizcaíno y desde donde se desplaza a su parroquia diariamente. «Vivo mucho más tranquilo, más feliz, y mucho más arropado por la famila, con la que resido», explicó.
Para Larrínaga, las críticas de la Fundación para la Libertad y de «Basta ya» a la oferta del prelado bilbaíno han podido deberse a una «mala interpretación de sus palabras», porque «la única intención del obispo es protegerme aún más».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.