Comunicación

null

Hemeroteca > 19/12/2002 > 

Papá Noel: de verde a rojo de un plumazo

Los dibujos de Haddon Sundblom han reinventado todo un símbolo navideño, convirtiéndolo, además, en el distintivo de una conocida marca de refrescos

Actualizado 19/12/2002 - 05:00:04
Los niños observan sorprendidos a Papá Noel, en uno de los óleos más famosos de Haddon Sundblom. ABC
Los niños observan sorprendidos a Papá Noel, en uno de los óleos más famosos de Haddon Sundblom. ABC
MADRID. Por «culpa» del dibujante americano Haddon Sundblom y de la marca Coca-Cola, Papá Noel es ahora un venerable viejecito rollizo vestido de rojo. Pero no siempre fue así. Corría el año 1931 y la empresa de refrescos decidió transformar al santo-elfo-gnomo de calzas verdes en un símbolo amable para ligarlo para siempre a su marca; de paso, también a nuestra memoria colectiva. Con la botella de refresco en la mano, viajando en un trineo tirado por renos y asaltando las chimeneas de las casas para dejar los regalos de Navidad, este hombre de rojo es el modelo publicitario más barato y rentable de la historia.
Un santo de revista
Antes, el color tradicional de su vestimenta era verde y aparecía bajo las formas más diversas: desde un pequeño duende, a un leproso o un gnomo de aspecto amenazante. Aunque hubo un antecedente referido al traje rojo, una felicitación navideña realizada por el impresor Louise Prang en 1886, la primera serie de óleos que realizó Haddon hace ahora 71 años cambió radicalmente la imagen de un símbolo navideño como Santa Claus. El artista murió en 1976, pero la marca sigue utilizando los diseños en Navidad.
El primer Papá Noel de Sundblom cobró vida en un anuncio publicado en la revista «Saturday Evening Post» en 1931. Durante las siguientes tres décadas, su Santa Claus fue evolucionando y cambiando de ambientes y situaciones como buen modelo publicitario. El nuevo Papá Noel pronto fue una cara muy habitual en las páginas de revistas muy exitosas como «Ladies Journal» o «National Geographic». Como curiosidad, el primer modelo del Santa Claus moderno fue Lou Pentice, un vendedor jubilado amigo de Sundblom quien, según el artista, tenía el rostro perfecto del santo: aspecto bonachón, arrugas que le hacían paracer un hombre feliz llorara o riera... y lo más curioso de todo es que el propio pintor, de origen sueco, hizo de modelo de sus dibujos cuando murió Prentice, debido al gran parecido físico entre ambos. Sus hijos y nietos también fueron utilizados como maniquíes de niños.
El personaje, mitad leyenda, mitad anuncio, era más alto que el primigenio San Nicolás, lucía remates de piel en su traje encarnado y se dedicaba a hacer algunas diabluras en las casas, como vaciar la nevera, jugar con el perrito de la familia. De cuando en cuando, un chupito de su bebida favorita.
Año nuevo, marca nueva
A partir del mes próximo la marca estrena nuevo diseño en todo el mundo para «actualizar la imagen y adaptarla a los nuevos tiempos». La famosa ola que subraya la palabra Coca-Cola tiene nuevas texturas y colores. Según fuentes de la empesa, la línea amarilla que aparece en un extremo transmite optimismo; el color plateado de algunas bandas «simboliza modernidad»; otro tono marrón quiere aludir a su «carácter, abierto a nuevos tiempos». Las gotitas de la etiqueta encierran su famosa «chispa» de la vida.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.