Domingos

null

Hemeroteca > 19/11/2006 > 

Zaratustra Se apaga el fuego

La entrada a la fortaleza de Atashgah, a 15 kilómetros de Bakú, está coronada por una inscripción en sánscrito, que señala que ahí nació la religión de Zoroastro (Zaratustra). Varios cientos -tal vez

Actualizado 19/11/2006 - 09:25:05
La entrada a la fortaleza de Atashgah, a 15 kilómetros de Bakú, está coronada por una inscripción en sánscrito, que señala que ahí nació la religión de Zoroastro (Zaratustra). Varios cientos -tal vez miles- de años antes de Jesucristo, de las entrañas de Azerbaiyán ya fluía el gas y el petróleo con sólo practicar en el suelo una abertura de escasa profundidad. «La tierra ardía por doquier. El gas se inflamaba por las descargas eléctricas de las tormentas», nos explica Maír, cuidador del templo de Atashgah, uno de los pocos adoradores del fuego que aún quedan por aquí. «Azerbaiyán significa tierra del fuego y Atashgah la casa del fuego».
En un principio los rezos se hacían al aire libre. Los monjes agujereaban el suelo, quemaban el gas que surgía naturalmente y vivían en cobertizos de adobe. El zoroastrismo, primera religión monoteísta de la historia, fue el credo oficial de los tres grandes imperios persas. Su única deidad, Ahura Mazda, llama a la bondad de obra y pensamiento. Su antítesis, el mal, está encarnado por Ahrimán. Y el fuego es el gran purificador.
La islamización puso fin al zoroastrimo en Azerbaiyán e Irán, y sus practicantes debieron huir a India. Sus descendientes regresaron siglos después para recuperar los viejos santuarios. En el siglo XVII fue construido el monasterio que hoy se levanta en Atashgah con dinero de mercaderes indios, Por eso todas las inscripciones están en sánscrito y no en lengua avéstica. En 1883, y ya con Azerbaiyán en manos rusas, la construcción de una fábrica en las inmediaciones hizo que el gas natural que alimentaba el fuego de Atashgah se extinguiera. El templo fue luego definitivamente abandonado. Se restauró y se volvió a abrir en época soviética. Fue entonces cuando se construyó un sistema de tuberías subterráneas para devolver el fuego a su altar mayor y a otros cuatro lugares de culto distribuidos por el patio y las celdas del monasterio. La religión aún sobrevive, y Atashgah continúa siendo uno de los centros principales de peregrinación del zoroastrismo, aunque sus adeptos ya no sean azerbaiyanos sino que vengan de India.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.