Espectáculos

null

Hemeroteca > 19/10/2001 > 

Con «Fausto 5.0», la Fura dels Baus consigue fascinar también en el cine

Actualizado 19/10/2001 - 00:11:13
Eduard Fernández
Eduard Fernández
En el reciente Festival de Sitges se aplaudió, ovacionó y premió la película de Isidro Ortiz, Álex Ollé y Carlos Padrissa. La programación densa y llena de ofertas como no ha tenido ninguna otra edición del mítico certamen, no restó ni un ápice del poderío con el que La Fura dels Baus y unos magníficos actores como Miguel Ángel Solá, Eduard Fernández y Najwa Nimri han acometido uno de los trabajos más novedosos que ha ofrecido el cine español, escrito con la sabiduría que caracteriza a Fernando León de Aranoa.
El mito de Fausto convertido en un «thriller» psicológico actual y lleno de aciertos que se proyectó, fuera de concurso, en la Bienal de Venecia, llega a las pantallas tras ser presentado ayer en Madrid. Según Alex Ollé, «se trata de un proyecto artesanal que hemos tardado cuatro años en poner en marcha. Como cualquier clásico, el de Goethe tiene contenidos que superan el paso del tiempo. Además, nosotros consideramos que Fausto somos todos;todos tenemos la necesidad de romper el camino recto, de conocer a nuestro alter ego para alcanzar un momento de felicidad».
El mundo de los deseos y una historia, la del doctor Fausto (Solá) especializado en medicina terminal que ve como su vida se va al traste. El único contacto que le queda con la realidad es su ayudante, Julia, papel que borda Najwa Nimri. Pero el premonitorio encuentro con Santos (indiscutible Eduard Fernández), antiguo paciente del médico, llega a su vida para acompañarle en un viaje que desentrañará todos los resortes de su existencia. Ortiz asegura que querían saber si le interesaba el mito de Fausto al espectador de hoy. «Por eso nos centramos en el mundo de una persona insatisfecha, apartada de sus deseos. No queríamos hacer una película dogmática, sino plantear interrogantes más que dar respuestas. El personaje que interpreta el argentino Miguel Angel Solá está muerto y no lo sabe; es más vegetal que sus propios pacientes, porque no siente nada. La película también demuestra que la idea del bien y del mal está dentro de uno mismo, por eso Santos es lo que le falta a Fausto».
«Santos es alguien amoral; es el espejo de Fausto. Un diablo muy de la calle, extrovertido, invasor y un poco peligroso; es todo lo que le falta a Fausto..., añade Eduard Fernández, quien señala que su trabajo con Miguel Ángel Solá ha sido algo que no se repite con frecuencia, algo imprescindible para la historia».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.