Espectáculos

null

Hemeroteca > 19/09/2008 > 

«El desnudo emocional es mucho más desgarrador que el desnudo físico»

POR JULIO BRAVOMADRID. Han pasado diez años desde la última vez que María Esteve se subió a un escenario. Fue en un disparatado montaje de la comedia de Ben Elton «Pop Corn» que dirigió Juanma Bajo

Actualizado 19/09/2008 - 10:37:45
MADRID. Han pasado diez años desde la última vez que María Esteve se subió a un escenario. Fue en un disparatado montaje de la comedia de Ben Elton «Pop Corn» que dirigió Juanma Bajo Ulloa. Hace dos años, además, guardó su traje de actriz en el armario para dedicar todo su tiempo a la Fundación que creó su padre, Antonio Gades, y a la compañía de baile que está recuperando el legado del artista. No se arrepiente de este paréntesis. Todo lo contrario: «Es lo mejor que podía haber hecho, me ha servido de mucho este tiempo». Pero, confiesa, «necesitaba volver... ¡me moría por volver! Quería sentirme actriz de nuevo. Es mi trabajo... Si no, me hubiera ahogado».
Y cayó en sus manos el texto de «En la cama», la adaptación teatral de la película homónima de Matías Bize que ha realizado Yolanda García Serrano. «Sentí que era el momento idóneo para dejar que la compañía Antonio Gades siguiera su camino y para retomar mi carrera de actriz. El texto me fascinó -y me asustó- nada más leerlo, y me gustó mucho el proyecto, la posibilidad de trabajar con Tamzin Townsend... Yo no había pensado si iba a volver con una película o una obra de teatro... Fue casualidad».
«En la cama» cuenta la historia de una pareja de jóvenes, Bruno y Daniela, que se conocen en una fiesta, se gustan y deciden pasar la noche juntos en la habitación de un motel. Lo que en un principio es pura atracción física y sexo se convierte, con el paso de las horas, en una noche de confidencias y sinceridades, de secretos desvelados y de descubrimiento.
La cama del hotel es el escenario donde transcurre la función y donde María Esteve y su compañero de reparto, el cubano Roberto San Martín, se desnudan física y emocionalmente. «Es mucho más desgarrador el desnudo emocional. El desnudo físico cuesta al principio pero después te acostumbras. Al público le imponen las escenas de sexo más que a nosotros, porque tiene la sensación de estar espiándonos, de estar viendo algo que no debe. Nosotros tenemos una coreografía muy marcada, que hace que se vea muy verdadera».
María está feliz con su personaje. «Tiene mucho recorrido, está lleno de matices. Me interesa mucho lo que cuenta... En realidad, me interesa mucho lo que cuenta la obra. Acabo de ver con Tamzin Townsend, para recuperar detalles que pueden haberse perdido, el vídeo que se grabó en el estreno, en el teatro Arriaga, en enero, y es una obra tan bonita...»
Daniela, dice, «es una mujer enérgica. que todo lo controla... Pero está tratando de seducir a un hombre, así que no sabemos si es ella realmente o es el personaje que crea. No sé cómo es ella, ni de dónde viene ni hacia dónde va... Aunque tengo mi propia teoría sobre lo que ocurrirá una vez pase la noche y los dos se despidan. Pero ésta es una obra que se basa en las emociones, y nosotros hemos trabajado sobre ellas y a partir de ahí hemos construido los personajes. La obra recoge uno de esos momentos de la vida en los que no quieres que corra el reloj».
«Sólo están -sigue María Esteve- ella y él en la intimidad de una habitación. Y los dos se van sincerando, van creando un vínculo que va más allá de lo puramente físico. A veces es más fácil descubrirse ante un desconocido, y eso es lo que ocurre. Pero no es una obra filosófica, sino una comedia en la que los dos personajes hablan, ríen, lloran, juegan... En un encuentro que va a marcar el resto de su vida».
Cómo va a marcar esta función tan intensa la vida de María Esteve es algo que dirá el futuro. «Yo no soy consciente de la influencia que puede tener en mí este personaje y esta obra. Yo me tiro a la piscina; juego, investigo, disfruto de la experiencia. Quiero exprimir al máximo a Tamzin, aprender todo lo que pueda de ella, de Roberto, de todo el equipo. Disfrutar estos días de Antonio Orozco, que nos canta una canción en directo y crea un ambiente mágico... Sí es cierto que siento una seguridad que no tenía antes. También siento más nervios, pero eso es cosa de la responsabilidad».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.