Nacional

null

Hemeroteca > 19/03/2005 > 

Uno de los asesinos de Anabel Segura disfruta ya de permisos carcelarios

«Candi», como se hacía llamar, ha cumplido la cuarta parte de su condena. El capellán del centro penitenciario ha accedido a ser su tutor en estos permisos

Actualizado 19/03/2005 - 08:17:48

TOLEDO. Cándido Ortiz Añón, uno de los asesinos de la joven madrileña Anabel Segura, disfruta estos días de un permiso carcelario, según han confirmado a este diario fuentes penitenciarias. Se trata de la segunda salida de este interno desde que llegó al centro de Ocaña I, en noviembre de 2004, una autorización que ha sorprendido por el impacto social y mediático de este suceso, que tuvo en alerta a la opinión pública casi dos años y medio.

«Candi», como se hacía llamar este fontanero de la localidad de Escalona y amigo de la infancia de Emilio Muñoz Guadix -que fue quien planeó la acción delictiva-, fue condenado por la Audiencia Provincial de Toledo a 39 años de prisión por el secuestro y asesinato de la joven de 22 años, pero un año después la Sala Segunda del Tribunal Supremo corrigió la sentencia y se aumentó la pena hasta 43 años y diez meses.

Como en la sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo, de febrero de 1998, se aplica el Código Penal antiguo, el condenado puede beneficiarse de las redenciones de condena. Cándido Ortiz ha cumplido nueve años de cárcel, dos en prisión preventiva y siete como penado. Por tanto, tiene cumplida la cuarta parte de su pena y derecho a disfrutar de permisos carcelarios, siempre que cuente con el informe favorable de reinserción social. Para disfrutar de estas salidas, el interno necesita un tutor, que en este caso es el capellán de la prisión de Ocaña I. Esto sucede cuando el preso no puede aportar una dirección donde pasará los días de libertad, bien por no tener familia o porque ésta no quiere saber nada de él.

En Numancia de la Sagra

Es posible que tras un buen comportamiento del interno se hayan autorizado los permisos porque no fue él quien planeó el secuestro de Anabel Segura, sino Emilio Muñoz, que le ofreció dar el «golpe» y repartirse los beneficios. En este sentido, los investigadores consideran que se dejó llevar por su amigo, ya que tenía una personalidad más fuerte que la de él.

Anabel Segura fue asesinada el 12 de abril de 1993, el mismo día que la secuestraron mientras practicaba «footing» en la urbanización madrileña de La Moraleja, donde residía. Sus restos se hallaron, en septiembre de 1995, en una fábrica derruida del municipio toledano de Numancia de la Sagra.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.