Cultura

Cultura

Hemeroteca > 19/02/2008 > 

ARCO amasa una nueva generación de inversores: liberales de clase media-alta

A. ASTORGAMADRID. La Feria Internacional de Arte Contemporáneo cerró ayer su XXVII edición como una gran superviviente: «Con un balance muy positivo», en palabras de sus organizadores, sorteando las

Actualizado 19/02/2008 - 05:53:16
La Feria Internacional de Arte Contemporáneo cerró ayer su XXVII edición como una gran superviviente: «Con un balance muy positivo», en palabras de sus organizadores, sorteando las crisis hipotecarias, bursátiles y económicas, y las críticas -de público y galeristas- sobre los problemas de espacio en el pabellón 14.1, que se ha estrenado este año albergando obras de arte. Aunque la incertidumbre motivada por la desaceleración económica, y su posible impacto en las ventas sobrevolvaba Ifema como una gran interrogante, ARCO´08 ha cotizado al alza, y se ha movido en la misma balanza que en 2007, donde el incremento del 15 % en las ventas marcó un hito.
La sombra de una duda
Los números de ARCO´08 finales hablan de unos doscientos mil visitantes -diez mil más que en la edición anterior-, y de un nivel de transacciones similar al del año anterior, donde los puntos rojos (obras vendidas) se incrementaron en un 15 %. Y hablan, y no paran, de una nueva generación de inversores artísticos: «Profesionales liberales de clase media-alta que, por pasión o por inversión, han creado mercado», según Fermín Lucas, director general de Ifema.
La sombra de una duda planeaba sobre ARCO: crisis económica, pero los galeristas la han derrumbado con brillantez e inteligencia: no sólo han mantenido el listón de las ventas en lo más alto, sino que han cuidado con esmero, con pasión, los espacios expositivos que les fueron asignados -algunos han tenido que lidiar con el toro del despropósito espacial-. «Los resultados han disipado todas las dudas -sostiene la directora de ARCO, Lourdes Fernández-. La alta calidad de las obras, el esmerado cuidadode los «stands», que es trabajo de los galeristas, el abanico que ofrece ARCO, y el espacio han sido el eje de un salto hacia adelante». Y lo ejemplificó en un nombre: «Juan Herreros [diseñador de los nuevos espacios] ha dotado a la Feria de un carácter único y singular». E insistió: «El eje de ARCO han sido los coleccionistas y los galeristas, nuestros expositores, que han hecho un gran esfuerzo para apoyar la excelencia».
El pabellón 14.1 ha sido el epicentro de todas las diatribas (por parte de público y galerías): mientras las presentes en el programa general dispusieron de unos magníficos espacios diáfanos (con pasillos inmensos), el 14.1 ha resultado un puntito confuso: obras de arte pegadas a una cafetería donde parecía que regalaban los donuts, colas de ida y vuelta, no se sabe si para tomar un café de ochenta céntimos o para (con)fundirse en la entrada a la galería. A este respecto, Luis Edudardo Cortés, presidente del Comité Ejecutivo de Ifema, admitía: «Forma parte de nosotros resolver esos «pequeños defectos» para la próxima edición. Pero no se trata tanto de corregir como de mejorar». Fermín Lucas apunta que «es el primer año que se utiliza para ARCO el pabellón 14, de dos plantas, y esto me recuerda cuando se inauguraron los pabellones 9 y 10 en la Puerta Norte de Ifema, adonde nadie quería ir. Estamos trabajando para que ninguna de las «incomodidades ligeras» que haya habido este año se produzcan en la siguiente edición». Para Lourdes Fernández, «la nueva disposición espacial ha facilitado las visitas. Y el aumento de personas [de 190.000 en 2007 a 200.000 este año] ha podido ser por la comodidad de la visita. Tenemos que repensar la parte de arriba, pero fundamentalmente sí se va a mantener». Y la India, en ARCO´09.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.