Deportes

Deportes

Hemeroteca > 18/11/2002 > 

La extraña pareja

Actualizado 18/11/2002 - 00:22:19
Son jóvenes. Él tiene 21 años y ella dos menos. Les gusta la música, el deporte y la playa, pero sobre todo estar juntos. Sus vacaciones, que es cuando más tiempo pueden verse, las pasan en el país del chico, en Australia. Allí hay grandes espacios naturales, playas maravillosas y mucho sol. Mucho más que en Bélgica, lugar donde nació la muchacha. A ella le gusta tanto Australia que incluso está estudiando la posibilidad de cambiar de nacionalidad. El amor no entiende de fronteras. Se conocieron hace tres años y cuando sus miradas se cruzan el mundo entero se detiene.
Hasta ahí, todo normal ¿Qué tiene de raro esta joven pareja? Nada, salvo que los dos son tenistas y de los buenos. Él se llama Lleyton Hewitt y ella Kim Clijsters. Él es el número uno del mundo y acaba de proclamarse campeón del Masters masculino; ella ha finalizado el año como número cuatro del ranking femenino y también ha sido la maestra de la temporada. Se impuso en la final, contra todo pronóstico, a la imbatible Serena Williams.
Él ha reunido este año casicuatro millones de dólares sólo en premios y lleva recaudados, en el mismo concepto, otros seis en su carrera. Ella se ha embolsado esta temporada dos millones largos de dólares y en su periplo deportivo ha logrado unas ganancias cercanas a los cinco.
Disfrutan de una vida de ensueño a la que sólo encuentran un inconveniente: «Nos vemos muy poco», se quejan al unísono. Por eso esperan con ansiedad los «Grand Slam», que son los únicos torneos en los que coinciden sus respectivos calendarios. Precisamente fue en uno de ellos, en el Open de Australia, donde se produjo el «flechazo».
En Roland Garros o Wimbledon es frecuente verles pasear de la mano, con sus bolsas llenas de raquetas al hombro, camino de las pistas de entrenamiento. Siempre que pueden practican juntos. Aprovechan hasta el último segundo de que disponen para compartirlo. Siempre que tienen ocasión el uno va a animar a la otra y viceversa. Y, si sus compromisos lo permiten, recorren miles de kilómetros para animar a su amor. Clijsters no suele fallar en las grandes citas deportivas de su novio. Y Lleyton nunca anda muy lejos cuando su chica logra un éxito... Jóvenes, multimillonarios, bellos, famosos, locamente enamorados... ¿Son o no una extraña pareja?
DOMINGO PÉREZ
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.