Toledo

null

Hemeroteca > 18/08/2005 > 

Savia nueva en la alfarería consaburense

Consuegra está necesitada de alfareros desde hace cuarenta años, y Rosa María Rodríguez Moreno representa una bocanada de aire fresco en el arte de trabajar el barro

Actualizado 18/08/2005 - 04:09:27
La artista, en el mercadillo durante el espectáculo «Consuegra Medieval»
La artista, en el mercadillo durante el espectáculo «Consuegra Medieval»

TEXTO Y FOTO: JULIO GARCÍA ORTIZ

CONSUEGRA. Nunca ha habido dudas sobre la tradición alfarera de Consuegra, población que hasta los años setenta del pasado siglo contó durante decenios con cerca de veinte alfares, que dieron de comer a numerosas familias cuyos miembros eran conocidos popularmente como «olleros».

Y de aquello sólo queda el recuerdo. Muchos de los visitantes que diariamente acuden a la población se van defraudados al no ver referencias sobre la alfarería consaburense en los folletos turísticos. Se tienen que conformar con visitar el alfar municipal.

Pero a partir de ahora todo será distinto, y el arte del barro cobrará de nuevo su ancestral vitalidad en Consuegra. Rosa María Rodríguez Moreno ha decidido tomar el testigo de los viejos alfareros del lugar y montar un taller para dedicarse por entero a esta bella profesión.

Esta mujer comenzó en 1989 como alumna de la sección de Alfarería de la Escuela Taller de Restauración de Consuegra, donde adquirió la suficiente destreza que le permitió, al acabar los tres ciclos de aprendizaje, dirigir un curso de cuatro meses para la Asociación de Mujeres de la vecina localidad de Urda.

Viendo su proyección con la arcilla, el Ayuntamiento de Consuegra le cedió durante cuatro años el alfar municipal, donde realizaba demostraciones a los turistas. Después logró por oposición una plaza de profesora en la sección de alfarería de la Escuela Taller de Toledo, que dirige Juan Carlos Fernández-Layos, antiguo director de la de Consuegra. Ante la tesitura de tener que residir en Toledo -donde impartió clase durante cuatro años- o en su ciudad de origen, decidió quedarse en Consuegra. Aquí, en el alfar municipal, María dirige ahora un curso del Centro de la Mujer. Pero sus horizontes van más allá: «Pienso abrir un negocio a primeros de septiembre, una vez tenga completo el taller. Espero tener éxito, pues desde la Oficina Municipal de Turismo han prometido enviarme excursiones para que los turistas vean cómo se trabaja el torno y, de paso, adquieran piezas de cerámica tradicional y artística realizadas con las nuevas técnicas y diseños».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.