Castilla y León

null

Hemeroteca > 18/01/2003 > 

Desaparece el «supermercado de la droga» de La Esperanza tras 24 años

El alcalde accionó la pala que derribó la última de las 110 viviendas y reconoció que «sería absurdo» pensar que el fin del poblado es el fin de la droga en Valladolid

Actualizado 18/01/2003 - 00:01:12
El derribo de la última vivienda congregó en La Esperanza a todo el equipo municipal y a decenas de vecinos. F. HERAS
El derribo de la última vivienda congregó en La Esperanza a todo el equipo municipal y a decenas de vecinos. F. HERAS
No fue una voladura controlada con explosivos, sino un lento adiós al problema más grave que ha lacrado Valladolid en los últimas 24 años. La última vivienda del poblado gitano de La Esperanza fue derruida ayer a golpe de pala mecánica después de que el alcalde de la ciudad, Francisco Javier León de la Riva, acompañado de todo el gobierno y oposición municipales, recordara la marginalidad yconflictividad que atrajo a la capital desde su creación en 1979: «Es el símbolo del final de un gueto y tengo la satisfacción de cumplir con el compromiso para terminar con los restos del tercer mundo en nuestra ciudad». Sin embargo, De la Riva indicó que sería «ingenuo» pensar que el fin del «infierno», como lo denominó, supone erradicar el problema de la droga en Valladolid, ya que «aunque con ello parte del problema está remitiendo, la ecuación droga-poblado nunca ha sido indisoluble y tampoco lo será en el futuro».
La felicitación fue compartida tanto por la Asociación Juvenil Gitana La Esperanza y por la oposición en el Ayuntamiento, aunque el presidente gitano, Ángel Ramírez, lamentó el rechazo social de barrios y vecinos que amenazó el programa de realojo y los portavoces de PSOE, Ángel Velasco, e IU, Jesús Anta, coincidieron en exigir el seguimiento e integración de las familias. Tras el derribo, sólo una muestra titulada «Viajando con los gitanos de La Esperanza» y el arco simbólico de una casa recordarán el que se convirtió en supermercado de la droga.
Nuevo espacio abierto
El solar del poblado, hoy lleno de cascotes y basuras, dará paso a la última fase que completará la Urbanización Campo de Tiro que promueve el Ayuntamiento. Las veinte hectáreas de terreno libre, que tendrán un gran viario abierto de 4.000 metros cuadrados, albergarán tres edificios con 88 viviendas de protección oficial, tres zonas ajardinadas y de parque y otros tres espacios dotacionales en los que podría incorporarse una piscina cubierta para dar servicio a toda la zona alta de Pajarillos. El presupuesto de la urbanización que comenzará entre abril y mayo, será de 1,5 millones y prevé concluirse en un plazo máximo de un año.
«Un desprestigio para los gitanos»
La «celebración» también tuvo su lado humano. Antonio Barrull, «chispas» como es conocido, salió del poblado de La Esperanza hace tres años. Su vida dio un vuelco completo cuando, con su mujer y sus cinco hijos, se trasladó a Pajarillos acogiéndose a una vivienda de realojo gitano. Hoy recuerda que, aunque al final el camino se allanó, su salida «fue muy difícil porque las condiciones eran una barbaridad y los barrios se cerraron a los gitanos». Para «Chispas» ayer fue un día de recuerdos. «Había gente con buenos sentimientos, tengo añoranza pero me alegro de que desaparezca». La droga lacró el entorno de su niñez y hoy cree que el narcotráfico «fue un desprestigio para el pueblo gitano» y lamenta que se hicieran «grandes riquezas» entre pobres.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.