Cultura

Cultura

Hemeroteca > 17/12/2005 > 

Mingote, el «pensador de los humoristas», regala a los lectores de ABC su mirada al año 2005

Artículos del director de ABC, José Antonio Zarzalejos, de ocho colaboradores de este periódico y del alcalde Ruiz-Gallardón acompañan las viñetas del académico

Actualizado 17/12/2005 - 03:01:09

ANTONIO ASTORGA

MADRID. Antonio Mingote, además de doctor, académico, escritor, pintor o alcalde honorario del Retiro, es un humorista que se para a pensar. Lo reconocía el jueves pasado cuando abría su árbol de la ciencia al recibir el doctorado «honoris causa» por la Universidad de Alcalá de Henares. En la casa de Cervantes invocaba a Goethe y confesaba que el creador de Werther «nos sale mucho a los filósofos». En el gremio de los dibujantes (del cual, don Antonio es el sumo pensador en la Tierra) el humor es casi tan importante como el ingenio: «Es que una de las condiciones para este trabajo, como para cualquier otro y parece más estrafalario que lo diga yo, es la seriedad -sostiene el doctor Mingote-. No se puede hacer humor frívolamente, como en broma. Eso es una gilipollez. Hay que trabajar con la misma seriedad que un notario». Con la misma exactitud y con el mismo rigor, el dibujante se anticipa a la Navidad y obsequia, el próximo domingo, a los lectores de ABC con un exquisito aguinaldo: «2005 Visto por Mingote». Pura delicia. Se trata de un suplemento especial con 62 obras maestras salidas de su recado de dibujar. Para enmarcar.

El enorme Antonio Mingote -que, con el paso del tiempo, «se ha convertido en intelectual y moralmente inabarcable», como lo define el director de ABC, José Antonio Zarzalejos, en el artículo de presentación del suplemento especial de ABC- ha dividido este año que vivimos peligrosamente en varios capítulos: «Zapatero y su optimismo antropológico», «El clima político», «Los impulsores del estatuto catalán», «El terrorismo», «Alianza de civilizaciones y la inmigración», «Los nuevos modelos de familia», «El debate educativo y las lenguas», «La sequía y los incendios», «Las obras y los atascos» y «Homenajes», como el que tributó a Jaime Campmany el 14 de junio: «¿También hoy, con mi vecino ausente, tendré que hacer un chiste?», se pregunta un Mingote abatido por la desa-parición de su hermano del alma. Acompañan cada capítulo artículos de Manuel Martín Ferrand, Antonio Burgos, Carlos Herrera, Luis Ignacio Parada, Valentí Puig, Edurne Uriarte, Juan Manuel de Prada, Mónica Fernández-Aceytuno y del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

Sonrían con estas 62 obras maestras de un hombre que nos enseña a reírnos de nuestra propia sombra (sea mala o buena): «Reírse de uno de uno mismo no es importante; es esencial», sentencia un trabajador infatigable que en los últimos cincuenta y dos años no ha faltado ni un sólo día en la mesa camilla del lector. Más de veinte mil viñetas ha publicado en ABC. Sus dibujos no buscan el aplauso fácil de los lectores ni la complacencia de los poderes. «Si hiciera eso sería una especie de lacayo, cosa a la que me resisto», advierte. Cuando hace un dibujo no se traza ningún objetivo. Quiere hacerlo como Dios le dio a entender y Dios le da entender que sea como es: «No tengo un objetivo más que cumplir un trabajo que es rellenar un recuadro en un periódico con una cosa que sea amena, que sea divertida si es posible o que sea esclarecedora, si puede ser». Y lo es. Así de sencillo. Así es Antonio Mingote, el «Séneca de los periódicos», el primer humorista doctor «honoris causa» por una Universidad. Un pensador que se toma el humor muy en serio.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.