Nacional

null

Hemeroteca > 17/02/2005 > 

La torre Windsor no se ha hundido como las Gemelas por su forjado de hormigón

Actualizado 17/02/2005 - 02:27:06

MADRID. Muchos recordaron, mientras veían la madrugada del 13-F el edificio Windsor envuelto en llamas, las imágenes que dieron la vuelta al mundo el 11-S: las dos torres del World Trade Center incendiadas tras impactar contra ellas dos aviones, en Nueva York. En ambos casos, lo que podía verse eran colosos en llamas, pero esta es apenas la única similitud entre dos situaciones con muchos puntos divergentes.

Las torres gemelas de Nueva York tienen 110 plantas y 415 metros de altura, muchos más de los 28 pisos y tres plantas técnicas y los 106 metros del edificio Windsor. En las primeras, trabajaban más de 100.000 personas; en la segunda, 4.000. Ambas compartían una cosa: gran parte de su espacio lo ocupaban las oficinas de la asesoría Deloitte, afectada entonces como ahora en sus instalaciones por el fuego. Pero ahí se acaban las coincidencias.

Cuatro diferencias

De hecho, las diferencias son de peso. La primera y más importante: el balance de pérdidas, que fue de miles de seres humanos el 11-S, y se ha limitado a daños materiales en Madrid.

La segunda es el momento del siniestro. En el caso de Nueva York, se originó poco después de las 9 de la mañana de un día laborable, con las torres repletas de personas en sus puestos de trabajo. En el edificio Windsor, el fuego se inició cerca de la medianoche de un sábado, cuando en el inmueble sólo había cuatro personas de seguridad.

Tercera diferencia: en el 11-S, el desencadenante del incendio fue el impacto de dos aviones contra las torres. El combustible de las naves avivó las llamas, y contribuyó a que la temperatura interior fuera muchísimo más elevada que en el caso de Madrid. Aquí se alcanzaron alrededor de 800 grados, pese a lo cual, la estructura resistió. Y esa es la cuarta gran diferencia entre ambas catástrofes.

En efecto: las torres del World Trade Center contaban con una estructura de acero que se «fundió» por efecto de las elevadísimas temperaturas alcanzadas durante el desarrollo del incendio. Los rascacielos no aguantaron el calor y su estructura se colapsó, viniéndose abajo.

Sin embargo, el edificio Windsor cuenta con una estructura de forjado mixto de hormigón, un material de mayor resistencia al calor que le ha permitido aguantar las 16 horas que se mantuvo activo el incendio. El fuego provocó la caída -sobre las tres de la madrugada del domingo 13- de los muros cortina de acero y cristal entre el piso 17 y el «techo» del rascacielos. Pero la estructura interior resistió, y actuó como un «corsé» que sostuvo el edificio.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.