Nacional

null

Hemeroteca > 16/12/2002 > 

El Tribunal de Cuentas denuncia que PSOE y PSC tienen créditos impagados de 6,7 y 14,5 millones

Los socialistas no consiguen reducir sus números rojos, aunque han contado en los últimos años con el «altruismo» de algunos bancos y cajas

Actualizado 16/12/2002 - 09:25:43
Reunión, en la sede de la calle Ferraz, de la última ejecutiva socialista. CHEMA BARROSO
Reunión, en la sede de la calle Ferraz, de la última ejecutiva socialista. CHEMA BARROSO
MADRID. El PSOE sigue en quiebra técnica, es la formación política más endeudada con la Banca -debe en total 56,45 millones de euros- no amortiza ni paga intereses por dos créditos que suman 6,75 millones de euros y todo ello pese a contar con el favor de varias entidades que le «condonan» deudas. Son datos del último informe de fiscalización de los partidos emitido por el Tribunal de Cuentas, correspondiente al ejercicio de 1999, que situán a las formaciones socialistas -el PSC está a la par- como las organizaciones políticas con más problemas financieros.
El PSOE, pese a la trama de Filesa montada cuando estaba en el poder y el posterior plan de ajuste a que se sometió tras la condena por financiación ilegal, sigue sin poner en orden sus cuentas ni sanear su maltrecha economía. No consigue reducir sus números rojos, aunque ha contado en los últimos años con la inusitada generosidad de algunos bancos y cajas que entre 1997 y 1999 le han perdonado un total de 15,6 millones de euros, según los datos del máximo organismo fiscalizador del Estado. En 1999 el PSOE recibió del Estado subvenciones por valor de 32,4 millones de euros.
El último informe de fiscalización, que será debatido hoy en la Comisión Mixta de Relaciones con el Tribunal de Cuentas, incluye las quejas y reproches habituales al conjunto de los partidos en los últimos años, como la de no incluir la contabilidad de la representacíón parlamentaria o el hecho de que destinen a su funcionamiento ordinario las subvenciones otorgadas por las Corporaciones locales o las concedidas por el Gobierno vasco. Pero las denuncias de fondo van dirigidas a las prácticas de socialistas y nacionalistas vascos.
Desde 1987
Del PSOE, primer partido en endeudamiento total con la Banca, el Tribunal destaca el dato de que «continúa invariable en este ejercicio el saldo de la deuda vencida, por un total de 1.123.303.321 pesetas (675 millones de euros), correspondiente a cuatro operaciones formalizadas antes de la entrada en vigor de la ley Orgánica 3/1987. De este importe, 417.010.231 pesetas corresponden al principal de las deudas y el resto a los intereses vencidos y no pagados, entre los que no se incluyen los intereses de demora al adoptar el partido el criterio de no contabilizarlos mientras no se haya alcanzado un acuerdo en la negociación con las entidades de crédito otorgantes».
En sus alegaciones al Tribunal, el PSOE se limita a responder: «en circulaciones anteriores alguna de estas entidades no reclamaban estos intereses, cosa que ahora reflejan en la circularización, pudiendo entender que la falta de reclamación formaba parte de una futura negociación».
El mismo caso de deudas con los bancos y cajas que no se pagan con el argumento de que las entidades no se molestan en reclamar se da, acrecentado, en las cuentas del Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC). Durante 1999 eludió sus responsabilidades con dos pólizas de crédito vencidas desde 1994 y que suman una deuda de 14,5 millones de euros. Este tipo de prácticas se da también en partidos de ámbito autonómico como Eusko Alkartasuna (1,72 millones de euros), UDC (1,67) y ERC (1,48).
En proporción a su peso organizativo y de representación política, el PSC es el partido más endeudado de España -debe casi 20 millones de euros- y sólo es superado por el PSOE.
Bancos y cajas, ante las dificultades para cobrar a los partidos morosos, siguen una práctica poco habitual con ciudadanos particulares o empresas: condonan sus deudas. El favor es muy llamativo con el PSOE y los nacionalistas vascos. Sólo en 1997, nada más dejar el poder, el Partido Socialista se benefició de una condonación de deuda de 9,78 millones de euros. La mayor parte de esa cifra correspondía a créditos impagados del BBV.
Al año siguiente la cifra de condonación de la que se benefició el PSOE fue de 5.7 millones de euros -Central Hispano-. Eusko Alkartasuna logró que una caja vasca le perdonara 27 millones de pesetas (160,500 euros) y el Partido Aragonés Regionalista 873.000 euros, también a cargo de una caja de la región.
Agraciados en 1999
Pero en el año 1999 el gran agraciado con las condonaciones de deudas fue el PNV, con un total de 1,53 millones de euros entre principal e intereses. El noventa por ciento de esa cifra corresponde a la Kutxa y el resto al BCH. Eusko Alkartasuna obtuvo una rebaja en sus deudas de otros 843.000 euros, mientras que el PCE vio como un gran banco renunciaba a cobrarle un crédito pendiente de los años ochenta que ascendía a medio millón de euros. El PSOE figura en ese último ejercicio en la cola de los beneficiados, con sólo 126.000 euros.
El Tribunal de Cuentas recuerda expresamente en sus conclusiones: «Hay que destacar que la condonación de deuda supone una aportación extraordinaria para el partido no regulada expresamente en la ley, por lo que se considera necesario disponer de una normativa expresa que contemple su autorización o prohibición y establezca el régimen al que, en su caso, debiera someterse»
De los principales partidos, sólo el PP e IU escapan a las citadas irregularidades. En fuentes del PSOE se atribuye el hecho a que, al ser formaciones más «nuevas» -el PP nace de la refundación de Alianza Popular en 1989 e Izquierda Unida tras el referéndum de la OTAN- no arrastran deudas tan antiguas como los socialistas.
No obstante, el Tribunal de Cuentas anota varios desfases contables en la fiscalización del PP, como haber incluido la deuda de dos fundaciones afines al partido con un saldo total de casi cien mil euros «sin que consten las condiciones, plazos y finalidad de los préstamos otorgados». También se les reprocha un exceso de 51.600 euros en intereses reconocidos en cuentas de gastos.
La novedad en las cuentas del PP es la tendencia de su deuda al alza. Tras las elecciones de 1996 logró situar sus deudas con la banca por debajo de los mil millones de pesetas (seis millones de euros), pero en 1999 ya está en más del doble al alcanzar los 15 millones.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.