Deportes

Deportes

Hemeroteca > 16/10/2006 > 

«No soy justa cuando me juzgo yo»

Atleta de mañana, abogada de tarde. Así es la vida de Carlota Castrejana, plusmarquista y campeona nacional de triple, que pretende estar en el verano de 2008 en los Juegos Olímpicos de Pekín, los

Actualizado 16/10/2006 - 08:17:43
Carlota, toda la vida entre el deporte y los libros, posa con un tomo de Derecho en el gimnasio del bufete
Carlota, toda la vida entre el deporte y los libros, posa con un tomo de Derecho en el gimnasio del bufete
Atleta de mañana, abogada de tarde. Así es la vida de Carlota Castrejana, plusmarquista y campeona nacional de triple, que pretende estar en el verano de 2008 en los Juegos Olímpicos de Pekín, los cuartos de su carrera deportiva -podían haber sido cinco, pero para Atlanta 96 no se clasificó por un centímetro-, y también busca salidas profesionales para cuando el atletismo (tiene ahora 33 años) se acabe. Por eso se ha incorporado a media jornada (la otra media es para el atletismo) al despacho de abogados Gómez-Acebo&Pombo, donde se encarga de los asuntos relacionados con el derecho del deporte.
Carlota es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y tiene el Master de Derecho Deportivo que organizan anualmente Gómez-Acebo&Pombo y la Fundación Estudiantes. Sin embargo, aunque ahora trabaja y antes estudió, quiere dejar bien claro lo que ha sido hasta ahora su primera opción. «El deporte ha sido y es todavía lo prioritario en mi vida y el tiempo para los estudios, y ahora para el trabajo, lo saco de mi tiempo extra o de ratos para salir, nunca de quitar horas al entrenamiento o al descanso, que también tiene su espacio necesario en la preparación de un deportista».
Una dualidad, no obstante, para la que hace falta ayuda. «Se pueden hacer las dos cosas cuando cuentas con el apoyo de las dos partes. En el bufete en el que estoy mi jefe cree en mí como abogada, pero también sabe que quiero llegar a Pekín en condiciones de hacer un buen papel».
Carlota Castrejana sacó la carrera de Derecho en seis años, entre 1993 y 1999, sin los agobios que parece pueda tener un atleta de elite y sin recibir ningún trato de favor en la Universidad en la que estudió por ser una deportista de alto nivel. «Siempre he compaginado bien los estudios con el deporte. En Barcelona 92 (fue olímpica en baloncesto) lo pasé mal porque estudiaba BUP y en ese momento viajábamos por todo el mundo. El año 1999 también fue especialmente duro porque, aparte de acabar la carrera, tuve que esforzarme mucho para clasificarme para los Juegos de Sidney. No me quedaba otra después de no haber estado en Atlanta».
Una carrera fácil de compaginar
Pero siempre se ha sabido organizar. «Elegí la carrera de Derecho porque me gustaba y porque es fácil de compaginar con el deporte. No es necesario acudir todos los días a clase y se puede estudiar en casa, en los viajes, en las concentraciones... los estudios se pueden adaptar de forma fácil al ritmo de vida de un deportista».
Una vez obtenido el título, estuvo haciendo cuatro años de prácticas jurídicas en el despacho de Javier Arqués, un ex atleta, «en el que se llevan todo tipo de asuntos, desde un divorcio a una disputa de vecinos. Me daba expedientes, leía muchas cosas y me vino bien para aprender de todo un poco».
Hasta que llegó el Masters en Derecho Deportivo y su especialización. «Mi experiencia como atleta me servirá para entender mejor a los deportistas. Además, en mis muchos años como deportista en activo he conocido a mucha gente. El campo que abarca esta especialidad es inagotable: labores de asesoramiento, incumplimientos de contrato, fundaciones, convenios con el COE, relaciones con instituciones, patrocinios, contratos a largo plazo, dopaje, problemas con la prensa...».
Se define como «una persona muy exigente conmigo misma, lo que me hace no ser justa cuando me juzgo y ser más complaciente con los demás. Soy muy constante en el trabajo, ya que cuando tengo una idea la persigo hasta el final, hasta conseguirla. Me considero también una idealista. Cuando jugaba al baloncesto -fue olímpica en Barcelona 92 con 18 años- tuve la oportunidad de irme a Estados Unidos a jugar y estudiar. Pero me di cuenta de que disfrutaba tanto o más haciendo la preparación física que jugando, por eso decidí empezar de cero en el atletismo». Y hasta hoy.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.