Madrid

null

Hemeroteca > 16/05/2006 > 

El archivo de Filipinas

Desde las primeras representaciones cartográficas hasta el arte más actual, pasando por el legado colonial, la guerra y el realismo social. Todo esto y mucho más es «Filipiniana»

Actualizado 16/05/2006 - 03:19:42
Mestiza de clase rica (fotografía procedente del Álbum «Vistas y tipos de Filipinas»)
Mestiza de clase rica (fotografía procedente del Álbum «Vistas y tipos de Filipinas»)

TEXTO: MABEL AMADO

MADRID. La sala se ha dispuesto como un gran archivo abierto. O mejor, como la bodega de un gran buque que arriba a puerto cargado con la memoria de Filipinas. Así es «Filipiniana», una exposición que, por primera vez en España, recoge el pasado y presente de este archipiélago.

Y no podía ser en un espacio mejor, el Centro Cultural Conde Duque, una institución ya dedicada en exclusiva a la memoria. Como reconoce su director, Juan Carrete,«esta muestra, organizada por el Ministerio de Cultura y Casa Asia con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid, parece casi hecha a la medida de este centro, cuyo rumbo se dirige a recuperar la memoria del mundo, no sólo de Madrid».

Como un mágico y gran contenedor, la Galería del 98 del Conde Duque acoge hasta el próximo 24 de septiembre una muestra enraizada en los actos conmemorativos del Año Filipinas-España 2006. Así, con el objetivo de releer la relación entre ambos países y de la mano de un joven comisario, Juan Guardiola, la Casa Asia se presenta en Madrid con esta exposición. Como la «caja negra» denuestra memoria, como reconoce el director general de Casa Asia, Ion de la Riva, ««Filipiniana» realiza un viaje en el tiempo por los siglos XIX y XX, ofreciendo una visión secular de Filipinas».

Su propio título ya es toda una declaración de intenciones. «Filipiniana» proviene del término empleado en las bibliotecas y archivos filipinos para denominar toda la documentación, tanto autóctona comoextranjera, que habla sobre sus islas -7.000 en total-.

Por ello, se ha estructurado en tres partes o momentos históricos. A través de un gran pasillo central que dirige cronológicamente -y a ambos lados- a una especie de gabinete de curiosidades, la muestra trata los objetos como si fueran documentos que cuentan la propia historia de Filipinas.

«El imaginario colonial»

La primera parte, «El imaginario colonial (1521-1945), evoca la vida colonial, la herencia cultural española en las islas y el fin de la ocupación a raíz del surgimiento de políticas de identidad nacional. Podemos admirar el primer atlas de 1573, pinturas de finales del XIX de artistas filipinos, libros originales de José Rizal, álbumes de fotos de la Biblioteca Nacional, películas de propaganda americana de la segunda época colonial...

Seguimos con «Nación (1946-1986)», que arranca el año en que Filipinas logra la independencia tutelada bajo los EE.UU. En esta sala se pueden contemplar cuadros de Fernando Zóbel y David Medalla y obras de autores adscritos al «realismo social», como Antipas Delotavo o Renato Habulan.

Por último, «Memorias del sobre-desarrollo (1986-2004)» se centra en el pasado reciente y el presente del país, con pinturas de artistas como Manuel Ocampo o Santiago Bosé, trabajos de artistas filipinos de la diáspora, vídeos documentales de Nick Deocampo o Lav Díaz y vídeos de creación de Kidlat Tahimik o Ursula Biemann.

Como novedad, el visitante no obtendrá un tríptico de la exposición, sino que se organizará su propio archivo recogiendo en cada apartado las «hojas de sala» a modo de textos de catálogo.

En definitiva, como reconoce De la Riva, se trata de «desentrañar el misterio de ese olvido inexplicable de Filipinas en los últimos cien años»...
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.