Nacional

null

Hemeroteca > 16/03/2004 > 

RIAY TATARY BAKRY. Presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España: «Tenemos miedo de que la gente añada sin más el adjetivo «islámico» al terrorismo»

«No defiendo a España de cara a la galería. Nuestros hijos son españoles: nacieron y crecieron aquí». El imán de la mezquita de Tetuán, en Madrid, afirma que éste no es un país racista

Actualizado 16/03/2004 - 02:34:36
«Estamos preocupados, pero si se produce algún incidente, seguro que será aislado. La sociedad española en su conjunto nos respeta», dice el imán
«Estamos preocupados, pero si se produce algún incidente, seguro que será aislado. La sociedad española en su conjunto nos respeta», dice el imán

MADRID. Riay Tatary Bakry (Damasco, 1948), doctor en Medicina, llegó a España en la década de 1970. Es presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España e imán de la mezquita Abu Baker, conocida popularmente como mezquita de Tetuán por el barrio madrileño donde se localiza. Su labor en la Comisión Asesora de Libertad Religiosa le hizo acreedor de la Encomienda al Mérito Civil en 1998. Pero su principal orgullo son sus cinco hijos, nacidos todos en Madrid.

-¿Qué es lo primero que le vino a la mente al conocer los atentados del 11 de marzo?

-Me sentí horrorizado. Estos hechos no son justificables ni siquiera en una guerra. Al principio pensé que el responsable era ETA, que es quien habitualmente comete estos crímenes en España. Recuerdo que escribí un comunicado para enviarlo a la Prensa condenando el atentado cuando se llevaban contabilizados cuatro muertos. Más tarde, al darme cuenta de la magnitud de la matanza, empezamos a llamar a conocidos que usan cada día estos trenes, por ejemplo a un chaval que tenemos aquí en prácticas al que, afortunadamente, no le ocurrió nada.

-¿Ha muerto gente de la comunidad islámica?

-Hay seis muertos, tres desaparecidos -entre ellos una chica de doce años- y más de 60 heridos.

-¿Le preocupa la presión que puedan recibir por parte de la sociedad si se confirmara la vinculación de Al Qaida con los atentados?

-Hay personas que me han confesado sus miedos al respecto. Me dicen: «Si en los atentados de Nueva York tuvimos problemas, ¿cómo no vamos a tenerlos ahora, cuando la crisis nos pilla más cerca?». La preocupación es mayor entre las mujeres, sobre todo las que llevan velo, pues las miran mal. Después del 11-S se produjeron despidos laborales. Un conocido me dijo que su jefe le había echado por temor a que un día «le hiciera algo malo».

-¿Se sienten integrados?

-Si defendemos España no es de cara a la galería. Cuando nuestros hijos viajan a la patria de sus padres, a las pocas semanas quieren volver aquí, porque éste es su hogar. En este barrio llevamos más de cuarenta años de integración, y ésta es la tercera mezquita que construimos aquí. El barrio nos conoce, los vecinos vienen a charlar, a tomarse un té y, de alguna manera, consideran la mezquita como suya. Hemos recibido multitud de llamadas y correos electrónicos de adhesión.

-¿Se han puesto en contacto con ustedes las autoridades para recabar información u ofrecerles ayuda por si fuera necesario?

-No.

-¿Qué opina del fenómeno de la inmigración en España?

-No lo contemplamos desde un punto de vista religioso. Los problemas vienen por el factor económico. Me explico. Los negros que se dedican a la venta ambulante están mal vistos, pero no los que vienen a jugar al baloncesto, que son muy bien recibidos. En todo caso, los países deben organizarse. Estamos a favor de una inmigración regularizada. Pero, para ello, los centros de acogida deben funcionar con mayor eficacia.

-¿Cree que la sociedad española es racista o xenófoba?

-Nunca lo hemos sentido. Puede que se produzca algún incidente, pero nada organizado. Tal vez ahora recibamos cartas de amenaza, del tipo «iros de aquí», o «correrá mucha sangre», como otras veces. Quiero dejar claro que el Islam prohíbe atentar contra la vida humana. España está en el corazón de los musulmanes, y no creo que vaya a convertirse en un objetivo prioritario de los terroristas de esos países. Confiamos en la madurez del pueblo español para que sepa distinguir entre Islam y terrorismo. Los vascos no son terroristas, ¿no?, hemos sabido diferenciar. No se puede añadir sin más el apellido «islámico» al terrorismo.

-¿Qué opina del nuevo Código de laicidad francés que, como medida más llamativa, prohibirá los signos religiosos en las escuelas desde el próximo curso?

-No se deben limitar las libertades. La mujer opta sobre su vestimenta; además, el velo no es un símbolo religioso. La nuestra es una religión sin símbolos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.