Internacional

null

Hemeroteca > 16/01/2001 > 

Clinton pide a Bush queuna comisión interpartidista revise el sistema electoral

El traspaso de poderes en Washington se cuenta ya por días, que pronto serán horas. El domingo se hicieron ensayos del desfile con una caravana presidencial sin Bush y una recreación de la jura del próximo sábado, mientras Clinton apuraba las últimas horas de poder con indicaciones para evitar la discriminación racial y recomendó a su sucesor la creación de una comisión interpartidista para acometer la imperiosa reforma electoral.

Actualizado 16/01/2001 - 10:17:58
ReutersClinton colabora como voluntario en la festividad de Martin Luther King
ReutersClinton colabora como voluntario en la festividad de Martin Luther King
Precisamente las actitudes raciales del fiscal general elegido por George W. Bush, John Ashcroft, serán objeto de minucioso escrutinio en el Senado a partir de hoy.
Mientras Clinton ha recomendado a su sucesor que forme lo antes posible una comisión presidencial, con miembros de los dos partidos, que se encargue de afrontar las inocultables flaquezas del sistema electoral que tan penosa imagen han proyectado al mundo y que tanto tiempo se ha tomado en dilucidar el vencedor de las últimas elecciones, la capital federal de EE.UU. ultima su puesta de largo para las ceremonias que comenzarán el jueves y que culminarán el sábado, cuando el presidente del Tribunal Supremo, William Renhquist, tome juramento al que se convertirá en 43 presidente de EE.UU., George W. Bush. Su equipo se ha encargado de recordar la idea matriz que se quiere difundir con motivo del traspaso de poderes: la necesidad de dejar atrás los heridas de la campaña electoral y el infausto recuerdo de Florida y difundir que el país debe permanecer unido.
Sin embargo, la policía ha adoptado rigurosas medidas para evitar cualquier incidente indeseado o cualquier desbordamiento de los recalcitrantes que no le quieren dar al hijo del presidente Bush el beneficio de la duda y esperan reunir en Washington a unos 20.000 manifestantes, que se tratarán de infiltrar entre los esperados 150.000 asistentes. El despliegue policial es el más vigoroso organizado por el Servicio de Parques, la policía de Washington y todas las agencias especializadas en la protección de autoridades (con el servicio secreto a la cabeza), desde las manifestaciones contrarias a la guerra de Vietnam que acogieron la llegada de Nixon a la Casa Blanca en 1973.
CANDIDATURA DE ASHCROFT
Mientras carpinteros, floristas, músicos, restauradores, sastres, predicadores, joyeros, perfumistas, relaciones públicas, proveedores y espías dan los últimos toques a sus cometidos para el alud de ceremonias, el comité judicial del Senado tiene previsto comenzar hoy a analizar la candidatura de Ashcroft para el delicado cometido de fiscal general (ministro de Justicia en España). Pese a la legión de organizaciones que han sumado sus voces contra un aspirante que en gran medida comparte las ideas del presidente electo, los republicanos y muchos demócratas creen que Ashcroft saldrá bien librado del escrutinio y obtendrá su confirmación. Su máximo valedor en la Cámara Alta, el líder republicano Trent Lott, declaró el domingo a la CNN su absoluta seguridad de que como fiscal general Ashcroft velará por el cumplimiento de todas las leyes, incluso aquellas contra las que ideológicamente se ha manifestado en contra. Su rechazo frontal del aborto, que ha desatado la inquietud de numerosas organizaciones feministas y de derechos humanos, le ha llevado a postularse en contra de la interrupción del embarazo, incluso, en los casos de incesto y violación.
Duros momentos también le esperan en el Senado a la candidata de Bush para ocupar el puesto de secretaria de Interior, Gale Norton, que también ha recibido numerosas críticas por parte de organizaciones protectoras de la naturaleza, aunque sus partidarios están seguros de que tiene suficientes votos para hacerse con el cargo. Entre la media docena de grupos y organizaciones que han recibido autorización para manifestarse junto a una parte de la Avenida de Pensilvania por la que discurrirá la caravana presidencial, figuran muchos de los que consideran una desgracia la llegada del joven Bush a la Presidencia y los que discrepan con algunos de los aspirantes a formar parte de su Gobierno, que tachan de escorados hacia la derecha más rancia del Partido Republicano.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.