Nacional

null

Hemeroteca > 15/11/2001 > 

Hacienda y PNV pactan el concierto a falta de cerrar varios «flecos políticos»

Hacienda y el Gobierno vasco están a un paso de lograr un acuerdo sobre el concierto económico. Prácticamente cerrada la negociación del cupo, al concierto sólo le queda que se solucionen algunos «flecos políticos no sustanciales» al acuerdo. El Gobierno mantiene su intención de ratificar el pacto en la reunión de mañana del Consejo de Ministros.

Actualizado 15/11/2001 - 00:41:30
Cristóbal Montoro
Cristóbal Montoro
Fuentes conocedoras de las negociaciones señalaban ayer a ABC que el acuerdo es inminente y apuntaban la fecha de hoy para lograr un acuerdo. Consciente de que el plazo de tiempo para negociar está a punto de agotarse, el Gobierno mantiene su intención de ratificar el acuerdo en la reunión que mañana celebrará el Consejo de Ministros.
El titular del Ministerio de Hacienda, Cristóbal Montoro, advertía ayer en los pasillos del Congreso sobre la necesidad de cerrar «en breve» el acuerdo porque el plazo para su tramitación parlamentaria se acaba. «Estamos al límite del tiempo», señalaba el ministro.
El pacto está prácticamente cerrado tras las maratonianas jornadas (incluso hasta altas horas de la madrugada) que representantes del Gobierno, el Ejecutivo vasco y las Diputaciones forales mantienen desde el lunes. Prueba de la inminencia del acuerdo es que los técnicos empezaron ya a redactar los términos de la nueva ley del concierto económico del País Vasco.
Las diferencias que se mantienen son más políticas que económicas. Montoro comentaba ayer que «sólo cuestiones políticas no sustanciales a la negociación podrían separarnos del acuerdo». Los escollos más delicados son los que hacen referencia a la representación del País Vasco en Europa, la cesión de los impuestos de los no residentes y el tratamiento de la tributación de los grupos consolidados de sociedades.
El Gobierno autónomo reclama su presencia directa ante la Unión Europea cuando se traten aspectos relacionados con la fiscalidad vasca, así como el control sobre los impuestos que pagan las filiales de grandes compañías -que afecta sobre todo a Vizcaya debido a Petronor, la refinería de Repsol-. Además, el Ejecutivo autónomo pretende gestionar los impuestos de los vascos no residentes en esa Comunidad, algo que ya intentó la Diputación de Vizcaya.
JUGADORES DE PÓKER
Estos tres puntos no han sido tratados en profundidad por las comisiones técnicas, aunque el Gobierno tiene claro que se trata de competencias exclusivas del Estado. Las fuentes consultadas por ABC señalan que los representantes del Ejecutivo vasco se está comportando como jugadores de póker: ponen especial énfasis en asuntos políticos no relacionados con el concierto -sabiendo que el Gobierno no los va a aceptar- para conseguir no perder dinero en la actualización del cupo.
Fuentes del Ministerio de Hacienda comentaban ayer que Montoro está a la espera de una llamada telefónica de la vicelendakari Idoia Zenarruzabeitia para solucionar esos «flecos políticos» del acuerdo y cerrar definitivamente el pacto. El propio ministro señalaba en los pasillos del Congreso que está convencido de que «el Ejecutivo vasco tiene sobradas razones para llegar a un acuerdo». Pese a todo, Montoro reconoció que el Gobierno estudia la posibilidad de prorrogar el concierto si el acuerdo no llega a tiempo. «Sería la opción menos mala», sentenció.
Por su parte, el Gobierno vasco expresó ayer su «empeño» en alcanzar un acuerdo «global», en el que se incluyan tantos «los aspectos financieros como los tributarios» del concierto y el cupo. El portavoz del Ejecutivo autónomo, Josu Jon Imaz, dijo que espera que el pacto se logre en «fechas próximas». aunque rechazó que se pueda acordar con «cierta precipitación».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.