Gente

Gente&Estilo

Hemeroteca > 15/08/2006 > 

Montserrat Martí Caballé da el «sí, quiero» en Ripoll

Pasada la una de la tarde de ayer, la soprano Montserrat Martí, única hija de Montserrat Caballé, dio el «sí, quiero» a Carlos Navas. Así se sellaba una historia de amor que comenzó hace años, pero

Actualizado 15/08/2006 - 08:28:32
Pasada la una de la tarde de ayer, la soprano Montserrat Martí, única hija de Montserrat Caballé, dio el «sí, quiero» a Carlos Navas. Así se sellaba una historia de amor que comenzó hace años, pero que finalmente tomó forma hace pocos meses. La novia, vestida por Rosa Clará con un traje color marfil con el talle de encaje y pedrería, llegó con el retraso de rigor siendo vitoreada por sus admiradores que desde primera hora se congregaron a las puertas del Monasterio de Ripoll (Gerona).
«No estamos aquí para celebrar una fiesta de sociedad, sino para ser testigos del mensaje de Dios que se perpetúa con el matrimonio de Carlos y Montsita», afirmó monseñor Pablo Colino, canónigo del Vaticano y amigo de la familia, que vino expresamente desde Roma para participar en la ceremonia. Un enjambre de fotógrafos acompañó a los novios incluso en el propio altar.
El abate del Monasterio agradeció a los contrayentes su presencia, les bendijo y degustó con ellos las palabras del Sermón de la Montaña. Al final de la boda se leyó la bendición apostólica del Papa Benedicto XVI. A continuación, se celebró el convite muy cerca de la finca de la Caballé, en un valle idílico del Pirineo gerundense. La lista de invitados era amplia y cosmopolita, con amigos de la familia venidos de los cinco continentes. Entre las caras conocidas estaban las sopranos Ainhoa Arteta, Begoña Alberdi y María Gallego, el tenor José Bros; el director del Inaem, Juan Antonio Campos, o el maestro José Collado.
Montserrat Caballé afirmó a ABC encontrarse «muy feliz y emocionada rodeada de mi familia y de mis amigos, y eternamente agradecida a la gente de Ripoll. Mi hija está preciosa, el novio es muy guapo y mi florista convirtió en un altar de luz el Monasterio». Montserrat Martí mantuvo una sonrisa estoica ante el revuelo mediático provocado por el enlace. «Es lo que toca -confesó más relajada, siendo ya la señora de Navas-; todo el mundo ha sido muy comprensivo y respetuoso». Ya en medio de la fiesta, Montserrat Martí ofreció los novios del pastel a su hermano Bernabé, diciéndole: «Yo me he adelantado, pero tú eres el próximo». El brindis no podía hacerse de otra manera: copa en mano, los cantantes presentes en la boda -incluyendo a los padres de la novia- entonaron el popular «Libiamo», de «La Traviata».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.