Cultura

Cultura

Hemeroteca > 15/08/2004 > 

LOS POETAS POLACOS NO MUEREN

Actualizado 15/08/2004 - 02:00:26
ABC  Milosz recibió el Nobel de Literatura en 1980 de manos del Rey Carlos Gustavo de Suecia
ABC Milosz recibió el Nobel de Literatura en 1980 de manos del Rey Carlos Gustavo de Suecia

Pocos pueblos profesan mayor culto a sus poetas que el pueblo polaco. En pocos países es tan estrecha la relación entre lengua y literatura como en Polonia. Los niños empiezan a leer ya en las guarderías a sus poetas y los poetas no olvidan nunca a su niños, y así continúan escribiendo para ellos -y con ellos- a lo largo de su vida y sobre su vida. La poesía acompaña a los polacos en los libros, en las letras de las canciones, en los sueños, en los recuerdos... Pocas son las lenguas que tanta literatura han alimentado y pocas literaturas han pasado a ser parte tan integrante de la lengua que les da forma, como la literatura polaca.

Pocos países cuentan entre sus ciudadanos con más de un Premio Nobel de Literatura, y aún menor es el número de ciudades -como es el caso de Cracovia- por las que un paseante observador pueda tropezarse, a poco que le acompañe la fortuna, con uno de los premiados y con varios de los nominados: Wislawa Szymborska, poeta, Premio Nobel de Literatura; Stanislaw Lem, escritor de literatura fantástica; Slawomir Mrozek, dramaturgo, narrador; Ewa Lipska, poeta; Adam Zagajewski, poeta, e incluso el poeta lituano Tomas Vemclova..., y hasta ayer Czeslaw Milosz, poeta y Premio Nobel de Literatura.

Hasta ayer, porque fue ayer cuando el poeta oyó por última vez ese toque de trompeta que da las horas desde la Edad Media en la iglesia de Santa María de Cracovia, y que hoy sonará más triste si cabe. Son muchas la preguntas sobre la existencia, el ser humano, la civilización, el paso del tiempo,..., que quedarán para siempre sin respuesta desde ayer, o a las que quizá Milosz haya encontrado una respuesta que no alcanzó a comunicarnos... Las enciclopedias, entre otras cosas, dirán de la vida de Czeslaw Milosz, poeta polaco, que nació un mes de junio de 1911 y que murió el 14 de agosto de 2004.

Quizá digan que murió mientras se celebraba en Varsovia el sesenta aniversario de la insurrección de Varsovia, una insurrección a la que directa o indirectamente había dedicado tantos versos y de la que recuperó a los poetas muertos entre las balas y las bombas para que compartieran con él y con los demás poetas polacos, vivos y muertos, esa admiración que su pueblo les profesa.

Porque Milosz concebía la poesía como una permanente forma de hacerse preguntas y de buscar respuestas, pero también como una forma de ser y de hacer libres a los pueblos y a los hombres: «¿Qué es la poesía que no libera / ni pueblos ni personas?» (Traducción de A. A. Murcia).

En ese ir y venir entre preguntas y respuestas, que no son más que el inicio de nuevas preguntas, nunca sabremos si Milosz encontró ayer la respuesta a una pregunta permanentemente presente a lo largo de su obra: «Nada distinto repiten a coro los fieles / En la iglesia del pueblo cuando ruegan por una vida eterna. / Y yo con ellos. / Sin comprender quién seré cuando despierte, después de sorportarlo todo.» (Traducción Gerardo Beltrán).

Wislawa Szymborska empezaba un célebre poema titulado Un gato en un piso vacío diciendo: «Morir, eso no se le hace a un gato». (Traducción Abel A. Murcia). Milosz sabía que eso de morir no se le hacía a un pueblo, y por eso nos dejó una poesía que sigue acompañándonos en nuestras vidas, una poesía que un instante después de la muerte del poeta seguimos leyendo, continuando así ese diálogo que poeta y lector mantienen en ese permanente regreso del poeta a la vida que suponen todas y cada una de las lecturas de su poesía. «La hipótesis de la resurrección, / Que cierto sabio dedujo de la mecánica cuántica, / Prevé el regreso a nuestros sitios y personas queridas / Dentro de un billón, quizás dos de años terrestres / (Que en el metatiempo es lo mismo que un instante). (Traducción Gerardo Beltrán).
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.