Internacional

null

Hemeroteca > 15/08/2002 > 

Turistas españoles describen la situación de Praga como de «guerra»

Turistas catalanes que llegaron ayer a Barcelona, procedentes de Praga, en un vuelo deCzech Airlines, aseguraron que la dramática situación que se vive en la capital checa debido a las inundaciones por eldesbordamiento del río Moldava «recuerda las imágenes de las guerras».

Actualizado 15/08/2002 - 00:07:04
EpaEl río Elba inundó el edificio de la ópera de Dresde, capital del Estado alemán de SajoniaUn ciudadano rescata a otro en una riada en Grimma (Alemania)
EpaEl río Elba inundó el edificio de la ópera de Dresde, capital del Estado alemán de SajoniaUn ciudadano rescata a otro en una riada en Grimma (Alemania)
«El ruido de las sirenas, que sonaban desde primera hora de la mañana, era atronador. Por las calles, cientos de soldados, policías y bomberos descargaban sacos de tierra de los camiones para impedir que el agua del río llegara al centro. Parecía que estuviéramos en guerra», relató Sandra, una chica de 35 años de Torelló (Barcelona).
Mientras tanto Clara, vecina de Barcelona que anteayer tuvo que cancelar su excursión a la ciudad balneario de Karlovy Vary, porque «nosavisaron de que las carreteras y las vías férreas estaban cortadas a causa de las lluvias, señaló que «el estruendo de las sirenas era estremecedor. Cualquiera diría que había estallado la Tercera Guerra Mundial». «Las calles cercanas al Moldava tenían un aire fantasmal. Todos los bares y comercios estaban cerrados por miedo a que el agua del río los inundara. Incluso se veían estanterías de los establecimientos completamente vacías: habían trasladado todas las mercancías a otro sitio para que no se mojaran», añade Clara.
Laia, otra barcelonesa llegada ayer de Praga, comenta que «junto al río Moldava vi un restaurante al que el agua ya llegaba hasta las ventanas, y el caudal seguía creciendo...».
Evacuados de los hoteles
Por su parte, José María, vecino de Rubí (Barcelona), fue uno de los 700 turistas españoles que fueron evacuados de los hoteles en los que estaban, por riesgo de quedar anegados debido al desbordamiento del río. «A las cuatro de la tarde de ayer (por anteayer), desalojaron a los que estábamos en el Hostal Olympik, nos metieron en un autobús y nos llevaron a una escuela, en una parte de la ciudad que no estaba afectada por las inundaciones», explica José María, quien afirma que «el trato que nos dispensaron las autoridades fue excelente,pues nos trajeron comida, colchones, mantas y sacos de dormir».
Pero no todos los 140 pasajeros llegados en el vuelo de Czech Airlines se han mostrado tan satisfechos con la actitud de loshabitantes de Praga hacia los turistas. De hecho, José Luis, un joven de 30 años de Sant Boi deLlobregat, se queja de que «la gente nos ha tratado muy mal. La población estaba muy nerviosa por todo lo que ocurría y eran muy ariscos con los extranjeros».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.