Internacional

null

Hemeroteca > 15/08/2002 > 

El río Moldava se traga parte del casco histórico de Praga

Actualizado 15/08/2002 - 01:01:09
Una imagen del centro de Praga, inundada por las aguas del desbordado río Moldava. Epa
Una imagen del centro de Praga, inundada por las aguas del desbordado río Moldava. Epa
Las inundaciones están provocando en Praga la mayor catástrofe natural de los últimos 112 años y los daños materiales se valoran en dos mil millones de euros. El Ministerio del Interior informó que han sido evacuadas en los últimos días 200 mil personas, la mayor evacuación registrada en el país desde la II Guerra Mundial. El nivel del caudal del Moldava era ayer tarde, en el centro de Praga, de 7,7 metros, pero continuaba creciendo a un ritmo más lento que en el de la mañana con un aumento de tan sólo 5 cm. por hora, lo que hace pensar que parte del casco histórico de la ciudad se salvará de la inundación.
Entre tanto unas 11.000 personas, entre policías bomberos y voluntarios continuaban trabajando colocando sacos de arena para limitar los daños y evitar la inundación de «Staro Mesto», la Ciudad Vieja. A las cuatro de la madrugada de ayer cuando el caudal del río alcanzó los 5.000 metros cúbicos por segundo, el alcalde de Praga, Igor Nemec, ordenó evacuar de este barrio a unas 7.000 personas, entre ellas 400 turistas que fueron trasladados a hoteles situados en zonas elevadas de la ciudad. Las autoridades debieron obligar a muchas personas, con «la debida cortesía», a salir de la zona de peligro, para evitar tener que rescatarlos. La Ciudad Vieja, siempre abarrotada de turistas, se encontraba ayer aislada y desolada, sólo «habitada» por agentes de la Policía. Hasta el reloj de la plaza dejo de funcionar.
Menos suerte tuvo «Mala Strana», la Ciudad Pequeña, que resultó inundada. Se trata de un barrio con un conjunto de preciosos edificios renacentistas y barrocos. Su plaza se encuentra rodeada de palacios históricos como el Vallenstein y la Iglesia de San Nicolás, donde Mozart llegó a tocar el órgano. Esta parte del centro histórico ha registrado daños significativos al patrimonio histórico. «Me siento chocado por la gravedad de los daños» declaró desconsolado el alcalde Nemec.
El Puente de Carlos, o Puente de Piedra construido en 1351, símbolo de Praga y por donde se accede a la Ciudad Vieja, continuaba cerrado y sus treinta figuras peligraban por las aguas del Moldava. Mientras, centenares de turistas contemplaban desde posiciones seguras el espectáculo que ofrecían las zonas sumergidas.
Afectada la sede del Gobierno
El río ha anegado también las islas fluviales y zonas ribereñas de Radotín, Chuchle, Smíchov, Karlín, Liben, Holesovice y Troja. El agua penetró en los sótanos del palacio Rudolfinum, sede de la Filarmónica Checa. El director del Teatro Nacional, un palacio del siglo XIX, ordenó el cierre de los garajes subterráneos cuyos sótanos quedaron ayer inundados. Asimismo, las grandes obras del arte moderno checo, expuestas en la galería Sovovy Mlýny, fueron trasladadas a los pisos superiores y fueron cerrados al público numerosos monumentos y galerías de arte como, la pinacoteca en Las Caballerizas de Walenstein, el Monasterio de Inés Premislitael Museo de Bedrich Smetana, y otros.
Las aguas han llegado también hasta la sede del Gobierno, en la margen izquierda del Moldava, que fue evacuada al igual que los demás edificios gubernamentales amenazados en el centro de la capital. Otros edificios públicos ha sido cerrados, entre ellos el Ministerio de Finanzas, el de Sanidad y el de Agricultura. También las Embajadas de Estonia, Bélgica, Polonia y la India debieron ser evacuadas. Los medios de transporte, incluyendo el metro, funcionaban parcialmente y las estaciones en el centro de Praga y las cercanas al río, fueron cerradas.
El suministro de energía ha sido cortado en las zonas inundadas de Praga y en los pueblos cercanos a la capital. Sin suministro de electricidad se encuentra también el Castillo de Praga sede del Presidente de la República, así como algunos grandes hoteles. En las zonas inundadas también ha sido cortado el suministro del gas. Por el momento el agua potable se suministra sin problemas, si bien se recomienda beber agua embotellada.
Según la Policía de Praga hasta la fecha se han registrado dos casos de saqueo. Uno en el barrio de Mala Strana donde los ladrones huyeron y otro en Karlín donde el delincuente fue capturado. Las autoridades sostienen que se trata de casos de excepcionales y consideran que el número de policías desplegado es suficiente para controlar la situación.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.