Espectáculos

null

Hemeroteca > 15/07/2007 > 

Jóvenes y sin complejos

DANZAChanta La MuiBailarines y Coreografía: Olga Pericet, Daniel Doña, Marco Flores. Lugar: Centro Cultural de la Villa de MadridJULIO BRAVOEl joven trío que conforman Olga Pericet, Daniel Doña y

Actualizado 15/07/2007 - 02:53:36
DANZA
Chanta La Mui
Bailarines y Coreografía: Olga Pericet, Daniel Doña, Marco Flores. Lugar: Centro Cultural de la Villa de Madrid
JULIO BRAVO
El joven trío que conforman Olga Pericet, Daniel Doña y Marco Flores (al que hay que añadir a Manuel Liñán) son puntas de lanza de una generación de bailaores que trata de encontrar su propia voz coreográfica e interpretativa a partir del flamenco y de su aprendizaje en otras disciplinas artísticas. Habrá quién lo llame fusión (una palabra muy mal vista en el mundo flamenco), pero es en realidad más una búsqueda de identidad, una necesidad de escapar de ciertos corsés formales. El flamenco está en su raíz, pero la fascinación por las distintas formas de danza contemporánea o incluso clásica hace que las asuman también como propias. Al baile le hacen falta artistas con esta inquietud, siempre que, como en este caso, venga acompañada de calidad (algo que algunos bailaores más populares o mediáticos sustituyen por actitudes carnavalescas o chufleteras).
Olga Pericet, Daniel Doña y Marco Flores acaban de presentar en el Centro Cultural de la Villa su último espectáculo, titulado «Chanta la mui» («Cierra la boca» en caló), también nombre de su compañía. Se trata de un trabajo común: los tres bailan y los tres coreografían para los tres. Son bailarines que han bebido en distintas fuentes y han forjado cada uno una personalidad distinta, pero que tienen en común la claridad de movimientos, la técnica segura, la sobriedad, la musicalidad, la calidad... y las ideas. Son tres bailarines que bailan lo mismo, que tienen la misma concepción de la danza, y eso se nota en sus intervenciones conjuntas, resueltas con sobrada solvencia.
Su faceta creadora es únicamente el otro lado del espejo de su faceta interpretativa. La base es el escenario vacío, con apenas algunos elementos de atrezzo ocasionales (rompe la magia, eso sí, la demasidada limpieza del suelo a medio espectáculo y a la vista del público, algo que deberán resolver). Con la columna vertebral del flamenco, que es la razón de ser de este trío, sus coreografías exploran en otros terrenos distintos, siempre con equilibrio, siempre con conocimiento, con decisión, sin complejos ni miedos a lo desconocido. Un espectáculo más que notable.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.