Madrid

null

Hemeroteca > 15/05/2003 > 

Gallardón asegura que «nada» quiere más que seguir sirviendo a Madrid como alcalde

Actualizado 15/05/2003 - 01:12:51
MADRID. Trinidad Jiménez volvió a acusar ayer a Alberto Ruiz-Gallardón de tener un pacto con José María Aznar para ser candidato al Ayuntamiento de la capital a cambio de entrar en la carrera de la sucesión y le pidió que lo aclarara y dijera «a quién va a dejar en Madrid cuando se vaya, porque la gente empieza a hablar de que es la señora Botella». Era el segundo debate de los «cabezas de lista» municipales en cuatro días, esta vez en la Cadena Ser, y la aspirante socialista sacaba a relucir el que se ha convertido en su principal argumento contra Gallardón en las últimas semanas. Pero éste, con muchas más tablas que ella en estos debates, tuvo fácil la respuesta: «Siento mucho que haya perdido la ilusión de ganar las elecciones y que ya me esté preguntando qué voy a hacer el día después», replicó. Y volvía a negar que existiera un pacto; al contrario, dejó claro que «nada» le hace más ilusión que ser el alcalde de los madrileños.

La candidata socialista no se amilanó y volvió a acusar a su adversario de «jugarse una ambición personal muy fuerte» y le instó a aclararlo. El presidente de la Comunidad de Madrid, tras señalar que veía a su oponente muy obsesionado con él y recomendarle que explicara sus proyectos para la ciudad, subrayó que «ni siquiera la candidatura a la Presidencia del Gobierno» es para él «más ilusionante que la candidatura a la Alcaldía de Madrid». «Llevo 20 años trabajando por Madrid, y no hay nada que yo quiera más que poder seguir sirviendo a los madrileños si me eligen como su alcalde y nada que me pongan encima de la mesa podrá superar esa ilusión», añadió.

A continuación, el candidato del PP pasó a la ofensiva, destacó la inexperiencia de su adversaria y aseguró que no ha sido el Partido Popular el que ha hecho que estas elecciones parezcan unas primarias, sino el PSOE. «Trinidad Jiménez me parece que es una candidata extraordinariamente buena, pero completamente ajena a la vida de Madrid. Quien ha introducido a una persona extraña a la FSM ha sido José Luis Rodríguez Zapatero», comentó.

Jiménez replicó que llegó a la capital de España hace 20 años. Aún más, se comparó con Enrique Tierno Galván, «cuya única experiencia antes de ser alcalde de Madrid había sido ser profesor de filosofía». A lo que Gallardón respondió que «Enrique venía de una dictadura en la que no se podían formar cuadros de Gobierno democráticos. Usted pretende que su primer cargo público sea ni más ni menos que la Alcaldía de Madrid».

Arma política

Pero el debate de los candidatos al Ayuntamiento tuvo un protagonista inesperado: Cenicienta, que se convirtió de golpe en arma política electoral. Dentro de sus críticas a Gallardón, al que dedicó casi el cien por cien de su tiempo, la candidata del PSOE a la Alcaldía de Madrid se refirió a Ana Botella, «número tres» en la candidatura del aspirante del PP, por su modelo de política social, y como botón de muestra leyó un comentario suyo en un libro sobre cuentos: «La Cenicienta es un ejemplo para nuestra vida por los valores que representa. Recibe los malos tratos sin rechistar y busca consuelo en el recuerdo de su madre». «¿Son estos los valores que quieren para nuestras niñas?», se preguntó indignada Jiménez. Gallardón contestó con ironía que esperaba de su «amigo Rubalcaba» -director de campaña de Jiménez- algún argumento «más original» que la vuelta al cuento de la Cenicienta.

Para el candidato de los populares, lo que en el fondo molesta a Jiménez de Ana Botella «es que es una más en esa lista absolutamente paritaria del PP para el Ayuntamiento, a diferencia de la suya, que entre los 25 primeros no ha metido más que diez mujeres frente a quince hombres, lo cual demuestra que no ha cumplido su compromiso». Y sobre los malos tratos, Gallardón comentó que de las 18 muertes en España en el primer trimestre, nueve han sido en Andalucía y en Madrid «estamos tristes» porque ha habido una. «No responsabilizo a Chaves, pero en Madrid el esfuerzo lo hemos traducido en mayor seguridad», apostilló.

Gestión frente a las críticas

El segundo debate de los candidatos al Ayuntamiento de Madrid dejó ver de nuevo a un Gallardón sobrado de datos positivos en su mandato de ocho años, que repitió una y otra vez, como los 642.000 nuevos empleos y 114 kilómetros de Metro, frente a los 143.000 nuevos parados que dejó el PSOE en el mismo tiempo y los 14 kilómetros que construyó en doce años. Trinidad Jiménez, por su parte, volvió a dejar su sonrisa para mejor ocasión. Aunque no se la veía, se dejaba intuir un cambio de carácter respecto a épocas anteriores. La candidata socialista ha pasado definitivamente al ataque contra Gallardón, sin tapujos ni cortapisas. Todas las encuestas la sitúan en la oposición y ya queda poco margen de maniobra. Jiménez ha endurecido su mensaje en las últimas semanas y ya en el primer debate, en Telemadrid, trató de mostrar una imagen mucho más crítica, tanto en la forma como en el fondo.

Y luego estaba Inés Sabanés, que supo defender la posición de IU con moderación y ofreció algunas soluciones a los innumerables problemas que planteaba, algo que no hizo la candidata socialista. Para Sabanés, en estas elecciones está en juego «un modelo de política, la continuidad de una gestión, que a lo largo de los últimos 14 años ha esquilmado la política social de la capital». La candidata de IU añadió que Madrid necesita un proyecto compartido y superar «el carácter de primarias de los grandes partidos».

Semáforos en la M-30

Pero quien se burló esta vez de la intención expresada por Trinidad Jiménez de poner semáforos en la M-30 fue el presidente del Gobierno, José María Aznar, quien ayer participó en su segundo acto electoral en Madrid en lo que llevamos de campaña para apoyar a los candidatos del PP. «¿Es verdad eso que han dicho de que quieren poner semáforos en la M-30?», preguntó en alto a Gallardón. «¿De verdad? -continuó- Pero si algunos proponen que haya semáforos en la M-30, ¿qué pueden hacer con la Seguridad Social o con el trabajo de los españoles?»

Aznar volvió a elogiar a la candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad, Esperanza Aguirre, a la que definió como una mujer «muy lista», que tiene «muchas convicciones y muchos principios». «Ha tenido una acción política excelente en el Ayuntamiento de Madrid, en el Gobierno como ministra, en la Presidencia del Senado y porque no ha ido a más sitios, que si no... ahora tiene que ser presidenta de la Comunidad de Madrid, porque tiene muchos objetivos y ambiciones», señaló.

Aznar pidió el voto para que Aguirre y Ruiz-Gallardón tengan «triunfos claros y rotundos» el próximo 25 de mayo. «Esperanza y Alberto son gente de fiar, por eso vamos a votarles. Forman un equipo. Aquí no hay bromas porque ya sabemos lo que nos jugamos. Tenemos una coalición de radicales que es un riesgo para la estabilidad institucional y el progreso institucional del país y una garantía que se llama Partido Popular, y esa garantía en Madrid se llaman Esperanza y Alberto», destacó.

«Se empiezan a poner nerviosos»

Trinidad Jiménez aprovechó su mitin por la tarde en el barrio de Usera para referirse a los comentarios de Aznar y comentar que «empieza a ponerse nervioso». «El señor Aznar, además de pretender que no hablemos de los asuntos que más nos preocupan: de valores, de principios, de posiciones éticas, ha decidido meterse conmigo. Le deben ir muy mal las cosas. Me ha citado en un mitin. Esto debe ser que las cosas le van realmente mal, se empieza a poner muy nervioso».

La candidata socialista a alcaldesa aseguró que «entre todos» van a demostrar a a Aznar «lo que es un Partido Socialista en forma». «Vamos a mostrar lo que es el modelo alternativo de convivencia que somos nosotros y lo que es una mujer socialista al frente de la Alcaldía de Madrid», añadió.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.