Castilla y León

null

Hemeroteca > 15/04/2003 > 

Fallece el vallisoletano José Antonio Valverde, «padre» del parque de Doñana

Reconocido como primer impulsor de la protección de las marismas del río Guadalquivir, recibió varios premios académicos e institucionales de la región

Actualizado 15/04/2003 - 05:00:06
José Antonio Valverde
José Antonio Valverde
El biólogo José Antonio Valverde, nacido el 21 de marzo de 1926 en Valladolid, falleció ayer en la ciudad de Sevilla a los 77 años de edad. Considerado maestro de los biólogos españoles, su legado más importante fue la constitución y protección de las marismas del río Guadalquivir, que gracias a su trabajo de investigación facilitaron su protección como Parque de Doñana, del que fue su primer director. Con anterioridad, José Antonio Valverde comenzó a interesarse por las aves y su estudio ornitológico durante sus primeros años de juventud en su Valladolid natal.
Según recordó ayer el también biólogo y vallisoletano Miguel Delibes de Castro, «tuvo una infancia y primera juventud marcadas por la enfermedad». Se trataba de la tuberculosis, y según el profesor Valverde la «curó» en su visitas a las lagunas y humedales de la provincia vallisoletana.
Su interés por la ornitología fue innata. A ello contribuyó su habilidad para el dibujo, fomentado por su padre, profesor de dibujo. De hecho, como recordó el profesor Delibes de Castro, «fue uno de esos científicos que primero se formaron y luego estudiaron en la universidad. Su hermano Carlos fue un conocido taxidermistas en Valladolid. Tras su formación autodidacta pateándose los páramos y parajes mesetarios de la provincia de Valladolid, donde tomó apuntes y dibujos de las diferentes aves que la habitan, José Antonio Valverde logró una beca en Francia. Posteriormente, se trasladó a Madrid donde se licenció en Ciencias Biológicas, además de realizar el doctorado.
Descubrimiento
Fue a principios de los años cincuenta del siglo pasado cuando «descubrió» las marismas del Guadalquivir, donde realizó un estudio exhaustivo de la riqueza biológica que finalmente desencadenó en la constitución del parque de Doñana. Según recuerda Miguel Delibes hijo, «tenía una personalidad arrollado, a veces difícil, pero siempre con proyectos». El biólogo vallisoletana recordó ayer cómo en 1972 el profesor Valverde «me reclamó para Doñana y me dio una beca». Desde entonces la relación con el fallecido fue constante, lo que le permite decir de él que era «un hombre con ideas geniales y un adelantado a su tiempo».
También en todo este tiempo, Valverde le confesó a Delibes que «cada vez se sentía más vinculado a su tierra». No en vano la Universidad de Salamanca le reconoció con un «honoris causa» y la Junta de Castilla y León el premio Castilla y León de Protección de Medio Ambiente. Entre sus publicaciones relacionadas con su tierra natal destacan «Aves y mamíferos de la provincia de Valladolid», editado por la Diputación Provincial, y «Aprender observando la naturaleza», que coordinó para la Junta de Castilla y León.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.