Colaboraciones

null

Hemeroteca > 15/02/2001 > 

El blindaje de los jueces

Actualizado 15/02/2001 - 00:21:03
«Hay que blindar a los jueces», dijo ayer Javier Barrero, portavoz socialista en la Comisión de Justicia. «Debemos evitar el clientelismo judicial», afirmaba poco antes el Ministro Ángel Acebes. ¿Cómo se garantiza mejor la independencia de la Justicia? Esta sigue siendo la madre del cordero para la reforma de una Justicia sobre la que el diagnóstico es unánime: lenta, cara y mala. Y por tanto, injusta. Pero ayer no llegó la sangre al río y se abren esperanzas de consenso.
No es cuestión, de dinero, que lo es; ni de reformas procesales, que también. El problema es la politización de los tribunales provocada por la reciente e intensa judicialización de la política. Han habido demasiadas carreras políticas y empresariales en juego, vidas, haciendas y honras pendientes de sentencias, que han puesto a los jueces en el punto de mira de los partidos. Pero en esto, José M. Aznar tiene la idea bien clara: la única forma de despolitizar la Justicia, de desandar el camino torcido, es sacar al Consejo General del Poder Judicial del sistema de elección por cuotas parlamentarias.
Y para Aznar, Justicia, Educación y «una idea cierta de España» son las claves de su último mandato presidencial.
Ángel Acebes, que lo sabe, ha hecho los deberes.Este ministro es uno de esos raros políticos a los que les gusta trabajar más que figurar. Sus órdagos lanzados recientemente a la opinión pública según los cuales el Gobierno consideraba innegociable el cambio del sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial, ayer eran matizados con una propuesta de consenso y de dialogo que dejó un tanto desarmada a la oposición.
Parecía ayer una balsa de aceite, la Comisión de Justicia después de que el angelical Ángel Acebes hiciera un discurso conciliador, a la búsqueda de un pacto de Estado que los del PSOE no pudieron rechazar. La tensión que algunos preveían, quedó diluida en un pacífico debate procesal. Sorprendente cambio de actitud en el PSOE, sobre todo después de las puñaladas traperas habidas entre socialistas yPP.
Ayer olía a consenso, en el Congreso. Muchas han debido de ser las cenas y los encuentros muñidos entre José María Michavila y Juan Fernando López Aguilar a la sombra de San Bernardo para que en las filas socialistas se produjera un cambio que ayer abría una puerta a la esperanza del consenso.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.