Valencia

null

Hemeroteca > 14/10/2007 > 

Miguel Ortiz, la FVMP y Altea

LA semana que comienza mañana es la última del ex alcalde de Altea, el popular Miguel Ortiz Zaragoza, al frente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias. El próximo viernes, la asamblea

Actualizado 14/10/2007 - 02:45:12
LA semana que comienza mañana es la última del ex alcalde de Altea, el popular Miguel Ortiz Zaragoza, al frente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias. El próximo viernes, la asamblea general de la FVMP elegirá nuevo presidente y cerrará una etapa de cuatro años de gestión brillante y entregada de un político que no ahorró ni esfuerzos ni dedicación para situar a la Federación como referente del municipalismo de la Comunidad Valenciana.
No se puede afirmar que estos últimos cuatro años de la Federación hayan sido un camino de rosas. Muy al contrario; Miguel Ortiz se encontró con una posición muy dura dentro de su propio partido y en el Gobierno autónomo del presidente Camps porque desde su toma de posesión al frente de la FVMP se lanzó a tumba abierta a dotarla de una ley de Régimen Local de la Comunidad Valenciana para que los 541 ayuntamientos de Alicante, Castellón y Valencia y sus tres Diputaciones tuvieran unas reglas de juego propias con las que afrontar un futuro municipalista apasionante.
Hay muchas priedras en el camino en estos cuatro años de mandato de Miguel Ortiz en la FVMP. Muchas insatisfacciones y decepciones que en sus momentos más álgidos estuvieron a punto de hacerle arrojar la toalla y marcharse a su querida Altea para dedicarle mayor atención al pueblo que le había confiado la gestión municipal, que dejó algo abandonada. Pero justo es reconocer que en estos cuatro años ha habido también un largo balance de satisfacciones. Un reconocimiento por parte de los municipios asociados y de las tres Diputaciones hacia el trabajo de Miguel Ortiz y su equipo de colaboradores. Reconocimiento, asimismo, desde el Consell, y, en especial, del político que controla las finanzas de la Generalitat, el benidormero Gerardo Camps. Frente a viejos tics producto de la desconfianza hacia el calificado como «ideólogo», hay un legado incuestionable de trabajo no sólo a favor de la Generalitat sino del propio PP.
La trayectoria emprendida por Miguel Ortiz hace cuatro años al frente de la FVMP se acaba. El viernes, otro político ocupará su cargo y recibirá una Federación saneada, con una nueva sede en Valencia, otra en Alicante y una próxima en Castellón para acercar la gestión a los municipios que necesitan apoyo, asesoramiento, dinero y gestión, mucha gestión, en esta nueva etapa que se presenta con aires renovados para el municipalismo.
Si la asamblea general busca un candidato que sustituya a Miguel Ortiz con todas las garantías, un candidato municipalista, que conozca los ayuntamientos, las diputaciones, la administración local, es indudable que está en uno de sus momentos más decisivos y cruciales para la vida de la FVMP. Porque se trata de acertar con el presidente idóneo, que reúna no sólo las virtudes municipalistas que se le exigen sino que, además, cuente con el consenso de todos los grupos políticos representados en la Federación Valenciana. Razones sentimentales aparte, hay un político que tiene todos los números para hacerse con la presidencia de la Federación: Fernando Giner. El ex presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Vallada conoce como nadie la vida municipal. No tiene enemigos (declarados) por su gestión política y reúne hoy ese consenso necesario para que la asamblea del viernes transcurra con normalidad. El presidente Camps tiene la palabra.
Otrosí: El asunto de los silos de cemento en el puerto de Alicante quiere ser aprovechado por los cerriles de siempre para echarle un pulso al PP. Detrás de los movimientos de oposoción al traslado de los silos a la zona portuaria frente al Barrio de San Gabriel está la mano que mece la cuna de la izquierda más dura y pura. Una izquierda que se opone a todo lo que represente riqueza para Alicante y que en vez de buscar la paja en ojo ajeno debería mirarse sus vigas, que las tiene y muchas. Por fortuna, el presidente de la Autoridad Portuaria, Sergio Campos, tiene las cosas clarísimas. Adelante.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.