Cataluña

null

Hemeroteca > 14/09/2005 > 

Maremàgnum culmina su renovación y cambia discotecas por moda y restaurantes

El Maremàgnum da un giro radical de orientación tras años de decadencia. El centro pretende reconciliarse de nuevo con el visitante barcelonés

Actualizado 14/09/2005 - 04:06:26

À. G.

BARCELONA. Vuelta de calcetín en el Maremàgnum. Diez años después de su inauguración, el centro comercial y de ocio del puerto barcelonés estrena la próxima semana su nueva imagen, una transformación tanto en lo físico como en lo funcional: la antigua vocación nocturna del complejo deja paso a la diurna, del mismo modo que las discotecas y los bares de copas ceden espacio a la moda y a la gastronomía.

Inaugurado en 1995, la degradación y la mala imagen que arrastraba el centro en los últimos años, ligada a episodios violentos y a la juerga menos glamurosa, obligaba a un radical cambio de rumbo que se materializa ahora en este cambio de orientación. Desde la propiedad del centro se habla de romper la «barrera psicológica» que se había levantado entre el centro y la ciudad.

Tras 18 meses de obras y 14 millones de inversión, el nuevo Maremàgnum quiere reconciliarse así con el público barcelonés, presentando una amplia oferta comercial y de restaurantes en uno de los emplazamientos más privilegiados de la ciudad, en el Muelle de España, en lo que es la continuación natural de las Ramblas hacia el mar.

La reconversión del Maremàgnum se visualiza en dos aspectos: renovación física del centro y nueva oferta de tiendas y restaurantes. En cuanto a la reforma arquitectónica, firmada por Ricard Mercadé, las principales novedades son la apertura de un enorme lucernario de 700 metros cuadrados que permite iluminar de forma natural la planta baja, así como la sustitución de los pavimentos de granito negro por otros más claros, ampliación de pasillos y nuevas entradas. Las reformas han significado la pérdida de 3.000 metros cuadrados de superficie útil, alcanzando la cifra total de 17.000 metros.

Más tiendas

En cuanto a los nuevos locales, el equilibrio entre ocio y compras se ha repartido de manera inversa a lo que hasta ahora era Maremàgnum. Si antes los bares y las discotecas ocupaban un 46 por ciento del espacio, ahora ocupan el 16; si el comercio ocupaba antes el 14 por ciento ahora será el 45. El desembarco de las grandes marcas de moda y la apuesta por los jóvenes diseñadores -a los que se cederá gratuitamente mini-tiendas en las que exponer sus diseños- pretenden consolidar la nueva «imagen de calidad» que en palabras del director general e impulsor del proyecto, Fraser Denton, quiere carecterizar el nuevo Maremàgnum tras un periodo que calificó de «difícil».

La fiesta de inauguración del nuevo centro se realizará el próximo día 23 con una simbólica «boda aérea» bautizada como «La boda del mar y Barcelona». No se avanzaron más detalles de un festejo en el que contraerán matrimonio dos gigantes articulados de 4,75 metros de altura vestidos por Totón Comella, de TCN, y Juste de Nin, de Armand Basi. Ton Gerona es el diseñador de un espectáculo que se desarrollará en diversos escenarios de la ciudad y culminará en el nuevo Maremàgnum.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.