Opinión

Opinión

Hemeroteca > 14/08/2002 > 

Tres palabras mal formadas en español

Actualizado 14/08/2002 - 00:00:14
LEÍ hace un par de semanas un excelente artículo firmado por una de nuestras máximas autoridades jurídicas, en el que me chocó la palabra televización, escrita así, con zeda en el comienzo de su cuarta y penúltima sílaba. Pensé, de momento, que se trataba de una errata, en que la zeda había sustituido indebidamente a la ese.
Del contexto se deducía que lo que se deseaba significar era el acto de televisar, es decir, de transmitir por televisión. La palabra correcta sería, entonces, televisación, que no viene en el Diccionario de la Academia, pero se formaría normalmente sobre el verbo televisar, incluido en todos los diccionarios, y significaría «acción y efecto de televisar», lo mismo que, por ejemplo, marginalización, sinónimo de marginación, figura en los diccionarios con el significado de «acción y efecto de marginar».
Pero marginación se forma normalmente sobre el verbo marginar, incluido en cualquier diccionario, y marginalización, sobre marginalizar, que no figura en el Diccionario de la Academia, pero sí en el de Seco-Andrés-Ramos. Basta suprimir la r final de marginar o marginalizar y añadir el sufijo -ción.
Del mismo modo, para formar el sustantivo televisación bastaría eliminar la r de televisar y añadir dicho sufijo, que figura en el diccionario académico como formante de sustantivos verbales que expresan acción o efecto. No sería una palabra bonita, pero tampoco sería incorrecta.
Mas, al seguir leyendo el artículo, hallé de nuevo, pocas líneas después, televización, que reapareció en esta misma forma otras seis o siete veces, siempre con zeta donde la corrección exigiría una ese. Y el autor mencionaba expresamente otro artículo suyo publicado el 20-02-1996 y titulado «Televización de lo público y democracia».
Recordé entonces una graciosa anécdota que me sucedió, hace muchos años, en una población andaluza en cuyos alrededores crece espontáneamente el pinsapo.
En la secretaría de un centro docente de la localidad abrí el correspondiente volumen de una enciclopedia para ver qué decía de aquel árbol, que unos me describían como un «arboliyo» de dos o tres metros, y otros como un gran árbol de veinte o treinta.
«¿Qué buhca uhté?», me preguntó el secretario. Se lo dije, y apostilló enseguida: «¡Ah, pinzapo con ese!».
Este recuerdo me hizo pensar que también el autor del artículo ahora comentado se refería a la «televización con ese».
La segunda palabra que quiero comentar es siniestralidad. Está en todos los diccionarios, y hace poco la usó el Presidente del Gobierno en el debate sobre el estado de la Nación.
El Diccionario de la Academia la incluye como derivada de siniestro. Esta derivación supondría un inexistente sufijo -alidad, aplicado a siniestro, como a teatro y neutro para formar teatralidad y neutralidad. Pero tal sufijo no existe en español. Lo mismo en teatralidad que en neutralidad, el sufijo es -idad, añadido a los adjetivos teatral y neutral. En español no existe el adjetivo siniestral.
La solución la da el diccionario de María Moliner: «(del ing. «sinistrality», con influencia de «siniestro»)».
Figura sinistre, pero no sinistralité, en los diccionarios franceses, y sinistro, pero no sinistralità ni sinistralidade, en los italianos y portugueses.Ninguna de las tres lenguas hermanas del español ha sentido la necesidad de incorporar a su léxico el anglicismo equivalente a nuestra siniestralidad.
En el español siniestralidad, además del anglicismo, se produce la diptongación irregular de siniestro, que, según Corominas-Pascual en su Diccionario Crítico Etimológico Castellano e Hispánico, procede del hipotético latín vulgar sinexter, alteración de sinister «izquierdo» por influjo de dexter «diestro», «derecho». Esto explicaría la diptongación en español de la e breve y tónica latina.
Se documenta por primera vez siniestro, con el sentido latino de «izquierdo», en el Poema del Cid: «a la exida de Bivar ovieron la corneja diestra, e entrando a Burgos oviéronla siniestra». Aparece también en Berceo, y en otros muchos textos antiguos.
Aunque, en latín, sinister parece ser la única forma documentada, todas las lenguas románicas suponen un vulgar sinexter, explicable por el influjo de dexter, si bien actualmente, lo mismo en el francés sinistre que en italiano y portugués sinistro, se ha vuelto a la forma latinizante. En catalán subsiste sinestre, pero se prefiere sinistre. Sólo el español conserva la forma influida por el hipotético latín sinexter, con diptongación de la primera e, tónica, o por su pareja diestro.
El inglés sinistrality se formó añadiendo el sufijo -ity, equivalente al español -idad, al adjetivo sinistral, que precedió en varios siglos al sustantivo abstracto.
La tercera palabra mal formada, esta vez en cuanto al acento, es espónsor, incluida por vez primera, y casi subrepticiamente, en la última edición del Diccionario de la Academia. Digo que se ha incluido casi subrepticiamente porque no figura en el lugar que le correspondería en el conjunto de las que comienzan con e, entre esponsalicio y esponsorización, sino que está englobada y casi escondida bajo lo que se dice de sponsor: «(Voz ingl., y esta del lat. sponsor, fiador). com. espónsor».
No está claro si espónsor quiere indicar aquí la forma españolizada del ing. sponsor o simplemente la pronunciación española de esta palabra inglesa. Si aceptamos espónsor como palabra española, es preciso reconocer que está mal formada en cuanto al acento. Su acentuación sobre la sílaba pon es correcta en inglés; pero el español no se atiene a la acentuación inglesa, sino a la latina. No acentuamos en siniestralidad la antepenúltima sílaba, como el inglés sinistrality, sino la última, que sería penúltima en latín si en esta lengua hubiera existido sinistralitat(em).
Del mismo modo, en esponsor debería acentuarse la última sílaba, correspondiente a la penúltima latina del acusativo sponsorem, igual que acentuamos imitador, numerador o salvador, según las formas latinas imitator(em), numerator(em) y salvator(em).
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.