Internacional

null

Hemeroteca > 14/08/2002 > 

Decenas de personas perecen en Europa en el peor temporal en años

Decenas de muertos, numerosas personas dadas por desaparecidas y otras muchas heridas, es el balance de las inundaciones ocasionadas por las fuertes lluvias caídas en los últimos días en varios países centroeuropeos. El temporal ha costado ya la vida de más de noventa personas: nueve en la República Checa, cinco en Alemania, siete en Austria, 14 en Rumanía y 58 en Rusia.

Actualizado 14/08/2002 - 01:17:56
Un hombre es rescatado de las aguas en Ceske Budejovice, en la República Checa. Epa
Un hombre es rescatado de las aguas en Ceske Budejovice, en la República Checa. Epa
Numerosas regiones de la República Checa, Austria y Alemania se encuentran en estado de emergencia por el desbordamiento de los ríos cuyos caudales seguían ayer creciendo. Protección Civil era impotente en sus esfuerzos por impedir la inundación de pueblos y ciudades con muros de arena, mientras que el Ejército evacuaba con helicópteros y botes a la población aislada o refugiada en los tejados de las casas.
En Austria, son ya siete las personas fallecidas por las fuertes riadas que azotan al país en los últimos tres días. Dos bomberos resultaron ahogados, un hombre pereció en un sótano anegado y otra persona al quedar sepultada por una avalancha de barro. El Danubio inundó el centro de Ybbs, en la Baja Austria, y aisló a tres mil personas que ayer eran abastecidas con botes. En la autopista A1, en las inmediaciones de la ciudad de Linz, fueron rescatadas por la noche 48 personas atrapadas por las aguas de una presa que cedió. En Viena se esperaba un caudal histórico de 9.500 metros cúbicos, si bien la ciudad no correría peligro debido al sistema de exclusas que controlan su caudal. El presidente austríaco, Thomas Klestil, declaró que esta catástrofe «no tiene parangón en la historia contemporánea del país».
En la República Checa, donde los daños son cuantiosos y el número de víctimas mortales es de nueve, el primer ministro, Vladimir Spidla, declaró el tercer grado de emergencia en seis regiones: Praga, Bohemia Central, Bohemia del Sur, Pilsen, Karlovy Vary y Usti, donde la crecida de los ríos ha arrasado los puentes, inundado carreteras y vías férreas. Spidla señaló que en el terreno se encuentran «todas las fuerzas de protección que están a disposición». La noche anterior, en Praga, en una hora cayeron treinta litros de agua por metro cuadrado, lo que significa una cantidad veinte veces mayor de lo habitual.
Sirenas en Praga
Entre las 6 y las 7 de la mañana, las sirenas en la capital checa dieron la alarma para que cincuenta mil personas que viven en las márgenes del río Moldava (Vltava) abandonasen sus casas. Según el alcalde, Igor Nemec, antes de las diez de la mañana fueron evacuadas unas cuarenta mil personas, mientras el caudal del Moldava alcanzaba los 4.000 metros cúbicos por segundo (el caudal normal es de 150 metros cúbicos), lo que causó la inundación de las islas fluviales y seis barrios ribereños. Las aguas amenazaban también el barrio judío de Josefov y la Plaza medieval Mala Strana y la Ciudad Vieja, y ponen en peligro el patrimonio artístico y arquitectónico de Praga. El famoso Puente de Carlos, que corre peligro de ser arrastrado por las aguas, fue cerrado a las 8 de la mañana y se instalaron barreras metálicas en las inmediaciones para prevenir la inundación del centro histórico. El transporte público es gratuito para que todos los ciudadanos puedan utilizarlo para salir de las zonas afectadas. No obstante, varias líneas de autobuses y tranvías fueron interrumpidas y algunas estaciones de metro cerradas, mientras el caudal del río seguía ayer creciendo.
Préstamo de vehículos
Por otra parte, en Alemania, una quinta persona fue encontrada muerta por culpa de las lluvias torrenciales, mientras que otras siete personas permanecen desaparecidas en estos momentos en la región de Sajonia, según indicó la Policía. El cuerpo de un hombre de 70 años fue encontrado en el agua en Dresde, la capital histórica de Sajonia, donde una mujer había fallecido el pasado sábado cuando intentaba evacuar el agua de su sótano. El pasado lunes, dos automovilistas, entre ellos una mujer policía de treinta años, murieron en Iena y Schwerin, en un accidente provocado por el mal tiempo.
Los intensos aguaceros de los últimos días han dejado parcialmente anegadas varias ciudades del Este de Alemania, entre ellas Dresde, mientras persiste la situación de máxima alerta por inundaciones en el Sur.
Los llamamientos a la solidaridad no se hicieron esperar. El consorcio automovilístico alemán Opel anunció ayer que prestará automóviles gratis a los damnificados por las inundaciones en Alemania y Austria cuyos vehículos hayan sufrido daños importantes. Los interesados sólo tienen que dirigirse al concesionario más cercano y presentar una notificación de la Policía o los bomberos que certifique que su automóvil no está en condiciones de circular debido a las inundaciones.
En el sureste de Rumanía, un temporal de viento y lluvia causó la muerte de tres personas, el conductor de un transporte militar y una mujer y su hija, al derrumbarse el tejado de la casa en la que vivían. En las últimas 24 horas, en este país unas novecientas casas y miles de hectáreas de cultivo han quedado destruidas y 62 puentes arrasados.
En la vecina Bulgaria, una niña de 13 años murió anteanoche en el distrito de Kirdyalui, en el Sur, aplastada por un muro de una obra tras el que se guarecía de las lluvias torrenciales, informaron ayer las autoridades. Ésta es la primera víctima causada, hasta ahora, por las fuertes lluvias que azotan a todo el país balcánico en los últimos días.
En el sur de Rusia, las borrascas de la semana pasada dejaron por lo menos 58 muertos en las costas del Mar Negro. Según un balance preliminar de los daños materiales, 379 casas quedaron completamente destruidas, más de 1.800 dañadas y 12.000 inundadas. Unas 30.000 personas viven en las zonas siniestradas. La cantidad de agua caída el jueves pasado en esta región igualó las precipitaciones habituales de un mes.
Por otra parte, en el contienente asiático, los nuevos temporales agravaron esta semana el balance de los últimos días de las inundaciones en el sureste, donde más de setecientas personas murieron y millones perdieron sus viviendas, mientras que las enfermedades transmitidas por el agua amenazan a las poblaciones afectadas.
El pasado domingo, murieron 33 personas y más de 50 resultaron heridas tras las fuertes lluvias que acarrearon aludes, inundaron o destruyeron las casas de cuatro pueblos montañosos y aislados en Uttaranchal, Estado del norte de India. En el Estado de Assam, 5,3 millones de habitantes tuvieron que abandonar sus viviendas. Doscientas veinte personas murieron también el domingo en el Estado de Bihar.
Quinientos muertos en Nepal
Al mismo tiempo, en el Reino de Nepal, al menos 422 personas han muerto, decenas más están desaparecidas y miles se quedaron sin hogar por las inundaciones y deslizamientos de tierra registrados tras semanas de torrenciales lluvias. La Sociedad de la Cruz Roja de Nepal dijo que más de un cuarto de millón de personas había sido «gravemente afectadas» por las lluvias en 47 de los 75 distritos administrativos.
En Irán, por otro lado, al menos 35 personas resultaron muertas por las riadas causadas por las lluvias torrenciales que caen desde el lunes en la provincia norteña de Golestán, a orillas del Mar Caspio. según informó la agencia oficial iraní Irna. Por último, en Filipinas, al menos once personas murieron, entre ellas seis niños, y otras cuatro han desaparecido a consecuencia de la depresión tropical que azota gran parte del archipiélago, según indicaron fuentes oficiales.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.