Economía

null

Hemeroteca > 14/06/2007 > 

Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz harán una oferta a SAS por el cien por cien de Spanair

A. POLO / CARMEN VILLAR MIRMADRID / ESTOCOLMO. El consejo de administración de Scandinavian Airlines System (SAS) aprobó ayer un drástico plan estratégico destinado a mejorar su rentabilidad y reducir

Actualizado 14/06/2007 - 02:45:36
A. POLO / CARMEN VILLAR MIR
MADRID / ESTOCOLMO. El consejo de administración de Scandinavian Airlines System (SAS) aprobó ayer un drástico plan estratégico destinado a mejorar su rentabilidad y reducir costes mediante la venta de activos y la concentración de sus tráficos en el norte de Europa, área geográfica en la que mantiene una clara posición de liderazgo.
La principal damnificada por esta política de repliegue será Spanair, aerolínea de la que controla el cien por cien del capital después de adquirir en el transcurso de las últimas semanas el 5,1% que obraba desde el mes de diciembre de 2003 en poder del grupo Marsans, propiedad de los empresarios españoles Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz.
La aerolínea fue fundada en el año 1986 por el grupo SAS y Teinver, el brazo inversor de Díaz y Pascual, para desarrollar vuelos chárter internacionales, que posteriormente se fueron transformando en regulares.
Gonzalo Pascual, presidente de Spanair, confirmó ayer que formulará una oferta de compra al grupo escandinavo por la totalidad del capital a través de Teinver, tal y como pactó con SAS en el momento de desprenderse del 5,1%. Los detalles de este proceso, que tendrá una duración de dos a tres meses según sus propias estimaciones, fueron abordados por los empresarios españoles el pasado lunes en el transcurso de una reunión celebrada en Estocolmo con directivos del grupo aéreo nórdico.
Para Gonzalo Pascual la propuesta de compra encaja con la estrategia de expansión que el grupo Marsans ha comenzado a desarrollar a través de Air Comet, aerolínea de su propiedad que en diciembre pasado adquirió los derechos de vuelo de Air Madrid, así como parte de la flota de aviones y de su plantilla. Si la operación fructifica finalmente, el grupo Marsans contará con una flota de 150 aviones, 65 procedentes de Spanair y 91 que están siendo operados por Air Comet, Aerolíneas Argentinas y Air Pullmantur. En un horizonte no muy lejano Pascual no descarta afrontar una salida a Bolsa.
Respecto al precio de la operación el presidente de Spanair espera que no sea muy elevado, aunque deberá tener en cuenta los 280 millones de euros que SAS ha invertido en la aerolínea hasta la fecha. Sobre este aspecto, Gonzalo Pascual declaró a Efe que confía en que «la petición del precio de venta de SAS no sea desorbitada y que podamos hacer frente a su coste», porque «desde luego si hay alguien que conoce la compañía, que además está en un gran momento, somos nosotros, su equipo actual».
Apoyo total
Después de una difícil andadura empresarial, apoyada en todo momento por las sucesivas inyecciones de capital procedentes de SAS, Spanair ha enderezado su rumbo, aunque debe seguir mejorando en términos de costes, según algunos expertos del sector consultados.
El pasado ejercicio obtuvo uno beneficio bruto de 7,6 millones de euros, un 47%más que en 2005. El resultado bruto de explotación alcanzó los 37 millones de euros y su facturación sumó 1.208 millones, un 19,5% más. En el primer trimestre de este año, tradicionalmente el peor para todas las aerolíneas por su baja nivel de ocupación, Spanair contabilizó unas pérdidas brutas de 41 millones, un 65% más elevadas que en igual periodo de 2006.
En medio de las turbulencias creadas por el inesperado anuncio de venta, Air Berlín desmintió los rumores sobre su posible interés por adquirir Spanair. El director financiero de la compañía, Ulf Hüttmeyer, precisó que «no tenemos ningún interés en Spanair y de hecho no mantenemos conversaciones para tomar una participación o para adquirirla».
Giro de rumbo
El anuncio de venta de Spanair y de sus activos en la compañía británica BMI y en Air Greenland supone un drástico giro en la estrategia de SAS para los próximos cuatro años. Se trata de unas medidas, que según el director general de la empresa escandinava, persiguen elevar el beneficio bruto de la compañía a 4.000 millones de coronas suecas ( alrededor de 427 millones de euros), reducir gastos en 2.800 millones de coronas (alrededor de 300 millones euros) antes del 2011 y establecer unas medidas de «carácter cultural» dedicadas a mejorar la atención al cliente. El grupo escandinavo anuncia también cambios importantes en su plana mayor y, para hacer frente a la competencia actual, concentrará sus actividades en Escandinavia con vuelos directos al resto de Europa y del mundo.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.