Nacional

null

Hemeroteca > 14/06/2005 > 

Mata a su marido en Oviedo y luego se arroja por un acantilado

Actualizado 14/06/2005 - 02:33:04

OVIEDO. Mató a su marido; llevó a sus dos hijos al colegio, volvió a su casa para llamar a la Policía y, más tarde, se suicidó con su coche. Nadie en Oviedo entiende lo ocurrido, aunque hay versiones dispares sobre las causas. El suceso se conoció cuando el 091 recibió una llamada en la que una mujer confesaba que había matado a su esposo. Eran las 8:45 de la mañana. Minutos después, los agentes encontraban el cadáver de Eduardo García Álvarez, de 36 años, en su vivienda situada en el número 33 de la calle Vetusta, donde residía la pareja con sus dos hijos de diez y 14 años. No había ni rastro de la presunta homicida ni tampoco de los niños.

Comenzó entonces una búsqueda de varias horas que acabó cuando los investigadores encontraron el cuerpo de Rosa Emma Copete Gascón, de 34 años, que se había despeñado con su coche por un acantilado en la zona de Cabo Peñas, a unos 40 kilómetros de su casa. Un testigo vio poco antes de la una de la tarde cómo se precipitaba por el desnivel un Renault Laguna y avisó al 112. Su cadáver fue rescatado con ayuda de un helicóptero y trasladado al tanatorio de Avilés.

Según la reconstrucción policial, Rosa acuchilló a su marido por la espalda una sola vez. La certera puñalada pudo afectarle al corazón, pues la víctima se desangró. A continuación, se dirigió en su coche a casa de su madre, donde habían dormido sus hijos -la pareja estuvo en una discoteca con varios amigos hasta las cinco de la madrugada tras ver el Gran Premio deFórmula Uno en un establecimiento público-. Rosa llevó a los niños al colegio y regresó a su vivienda, donde yacía el cadáver de su marido. Llamó a la Policía y condujo 40 kilómetros antes de lanzarse por el acantilado.

Eduardo García era el presidente de la cooperativa Radio Taxi Principado.Según los compañeros de la víctima, la pareja no tenía problemas -la Delegación del Gobierno ha informado de que no constan denuncias de malos tratos-; habían estado bailando muy cariñosos en las horas previas, y se iban a mudar a un piso recién comprado. Algunos vecinos apuntaron, en cambio, que discutían de forma frecuente.

Suicidio de un asesino

Por otra parte, funcionarios de la cárcel de Nanclares de Oca (Álava) hallaron ayer por la mañana en su celda el cadáver de José Luis R. J., de 41 años, colgado con una sábana. El recluso había sido trasladado en agosto de 2004 desde la prisión de Picassent (Valencia), en la que había ingresado en noviembre de 2001. José Luis fue condenado por matar a su mujer y a sus tres hijos de 5, 7 y 12 años en Tuéjar (Valencia) en noviembre de 2001.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.