Cataluña

null

Hemeroteca > 14/04/2009 > 

Cinturones desabrochados

CRITICA DE TEATRO«Boeing Boeing»Autor: Marc Camoletti. Dirección: Alexandre Herold. Intérpretes: Àngel Llàcer, Pep Munné, Àngel Pavlovsky, Mireia Portas, Marta Bayarri, Cristina Solà. Coliseum.SERGI

Actualizado 14/04/2009 - 02:49:41
ABC  Pep Munné, en medio
ABC Pep Munné, en medio
CRITICA DE TEATRO
«Boeing Boeing»
Autor: Marc Camoletti. Dirección: Alexandre Herold. Intérpretes: Àngel Llàcer, Pep Munné, Àngel Pavlovsky, Mireia Portas, Marta Bayarri, Cristina Solà. Coliseum.
SERGI DORIA
Abróchense los cinturones. Lo advierte el programa de mano de «Boeing Boeing»,clásico de la comedia quemuchos espectadores identifican con la película de 1965 con Toni Curtis y Jerry Lewis y que la adaptación española de Joan Gallart revitaliza con Pep Munné y Àngel Llàcer.
El argumento es conocido: el sofisticado arquitecto Bernard (Pep Munné) se pone las botas con tres azafatas combinando los vuelos de sus respectivas compañías... El método funciona hasta que los horarios empiezan cambiar y la movida hace que su lujoso picadero pase de acogedor a sobrecogedor. El aroma de vodevil afrancesado perfuma la acción con sobrentendidos, perífrasis y puertas batientes. Como en «La cena de los idiotas» el galán listorro -Munné-Bernard- acaba superado por la réplica del amigo pesado y -aparentemente- tontorrón: ese Robert (Àngel Llàcer) recién llegado de provincias que teje la trama de sudores y frases entrecortadas.
Mireia Portas, Marta Bayarri y Cristina Solà son las tres azafatas -norteamericana, brasileña y alemana- que vuelan de aquí para allá, hasta coincidir en la turbulencia máxima del desenlace. Destacaríamos a la walkiria Judith, que encarna Cristina Solà en la mejor tradición de Mary Santpere. Hay que dar de comer aparte a Pavlovsky, que interpreta con su especial gracia ruso-argentina a la sarcástica criada Berta, sufridora testigo del caos aéreo-sexual y maestra de la frase lapidaria.
Al desabrocharse los cinturones, uno tiene la sensación de que le han llevado en volandas que es, al fin y al cabo, lo mejor que puede pasar cuando se va a ver una comedia. El aterrizaje no resulta forzoso y los pasajeros lo agradecen. Un vuelo, como decíamos, bien pilotado en la dirección y la interpretación. Bienvenidos al aeropuerto.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.