Madrid

null

Hemeroteca > 14/03/2009 > 

Los tribunales obligan al Ayuntamiento a estudiar limitaciones al ruido en AZCA

SARA MEDIALDEAMADRID. La zona de AZCA, el Manhattan madrileño, podría ser declarada en un futuro zona de protección acústica especial. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado al

Actualizado 14/03/2009 - 04:49:10
La zona de AZCA, el Manhattan madrileño, podría ser declarada en un futuro zona de protección acústica especial. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado al Ayuntamiento en una reciente sentencia a iniciar el procedimiento para esta declaración, atendiendo con ello la petición de la Asociación de Presidentes de Comunidades de Propietarios de Orense-Azca, Comunazca.
Los vecinos de la zona (18.000 personas, aproximadamente) iniciaron su andadura en el verano del 2006, hartos de los ruidos, molestias, suciedad e inseguridad que soportan como consecuencia de la actividad de ocio nocturno en los conocidos como «bajos de AZCA». Para dar la batalla administrativa y legal, se hicieron asesorar por la asociación «Juristas contra el ruido», cuyo presidente, Jorge Pinedo, actúa como abogado.
Silencio administrativo
En julio de 2006 presentaron ante el Gobierno local una solicitud para que se iniciara el expediente que declarara AZCA como zona de protección acústica especial. Al no recibir respuesta de la Administración local, interpusieron un recurso contencioso-administrativo que se falló el 3 de marzo de 2008, desestimando la petición de los vecinos. Esta sentencia alegaba que no se daban las circunstancias para achacar «inactividad» por parte del Ayuntamiento de Madrid.
Pero los vecinos no se rindieron: contra este fallo se interpuso un recurso de apelación el 25 de marzo de 2008 ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. En él, los vecinos aclaraban que ellos no alegaban falta de actividad municipal; sólo pedían saber si ellos tenían derecho a solicitar la iniciación del expediente administrativo para declarar la zona AZCA como de protección acústica especial.
El TSJM señala por su parte en su fallo que «la Administración tiene la obligación de adoptar todas las medidas necesarias para el cumplimiento de los objetivos de calidad acústica que correspondan a cada área», a la vez que asevera que esta potestad está reglada, y no es discrecional.
Además, la sentencia añade que el expediente para esta declaración de protección medioambiental no tiene por qué ser iniciado «únicamente de oficio» por la Administración, sino que existe la posibilidad de que lo promueva una parte interesada. De lo que concluye que la asociación de vecinos recurrente tiene «el derecho a que la Administración demandada dé curso a su petición», y que «tras los estudios realizados por el órgano ambiental municipal», éste realice «el pronunciamiento oportuno sobre la necesidad o no de iniciar la incoación del procedimiento». Máxime, añade, cuando «existen datos y mediciones que, al menos en principio, indican la procedencia de tal iniciativa», según el texto del magistrado.
«Hito vecinal»
Desde la asociación vecinal de AZCA se mostraron muy satisfechos por la sentencia del TSJM, que llega después de «mucho tiempo, esfuerzos y dinero» dedicado al asunto. Lo consideran de hecho «un hito en el movimiento vecinal, ya que obliga al Ayuntamiento a hacer algo que no quería».
Los vecinos recuerdan que los datos acústicos objetivos demuestran que «la capacidad de absorción del medio ambiente de actividades de pública concurrencia y ocio nocturno en esta zona de AZCA estaba agotada ya hace bastantes años, y que los niveles sonoros ambientales eran tan elevados que entraban, sin dificultad, en la definición de lo que el Ayuntamiento entiende como «grave riesgo» para la salud en su propia ordenanza de ruidos». De hecho, aseguran que durante la noche, el ruido es «actualmente el doble del máximo necesario para que la zona se entienda muy saturada», y es 17 veces superior al que existe en zonas no contaminadas.
Desde el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento, aseguraron que estaban «de acuerdo con la sentencia», que «reconoce a los vecinos el derecho a instar al Ayuntamiento a que su zona sea declarada de especial protección acústica». Ahora, añaden, «el Ayuntamiento tendrá que motivar si procede o no dicha declaración».
Bajos de Aurrerá
Aseguraron que el Gobierno local «ya está haciendo una cartografía de ocio nocturno por zonas», que ha comenzado por los conocidos como «bajos de Aurrerá», en Moncloa. Cuando este trabajo esté finalizado, «de él se derivará qué zonas necesitan de medidas correctoras», explicó una fuente autorizada.
Aunque muchos identifican AZCA con el ocio y el negocio, en esta zona del distrito de Tetuán están censados más de 18.000 habitantes. Los denunciantes quieren que se establezca la protección especial en la zona delimitada por las calles del General Perón, paseo de la Castellana y Raimundo Fernández Villaverde a la altura de Comandante Zorita.
Entre las medidas que las ordenanzas municipales fijan para las zonas de protección acústica especial, están la prohibición de implantación o ampliación de actividades que más impacto generen en los ámbitos más deteriorados, limitar la implantación de determinados tipos de actividades, un régimen de distancias mínimas con los existentes para los negocios nuevos que quieran abrirse, o límites en sus horarios.
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.