Espectáculos

null

Hemeroteca > 13/11/2009 > 

La raíz en la tragedia

José Carlos Plaza -que en vísperas del estreno en el María Guerrero de «Bodas de sangre» exhibe una actitud esperanzadoramente alegre- define la obra de García Lorca como «una tragedia contemporánea

Actualizado 13/11/2009 - 08:50:28
José Carlos Plaza -que en vísperas del estreno en el María Guerrero de «Bodas de sangre» exhibe una actitud esperanzadoramente alegre- define la obra de García Lorca como «una tragedia contemporánea». Añade que es un texto «muy popular y muy famoso, pero que es también una gran desconocida». Ha huido del drama rural porque está convencido de que «Bodas de sangre» no tiene que ver en este sentido con «Yerma» o «La casa de Bernarda Alba». «En un mundo donde lo material se impone -explica el madrileño-, Lorca escribió sobre las raíces, y ahí es donde entra Andalucía. Llevo varios años viviendo largas temporadas allí y Andalucía conserva una fuerza atávica; yo necesitaba actores andaluces para poder expresar esta tragedia».
Consuelo Trujillo -de la que Plaza hace un encendido elogio y a la que ha incluido en la lista de sus actrices fetiche-, Carlos Álvarez-Novoa, Israel Frías, Noemí Martínez y Luis Rallo encabezan el reparto de esta producción, que devuelve a Lorca al Centro Dramático Nacional después de varios años de ausencia.
José Carlos Plaza ha querido trabajar con actores andaluces porque «ellos tienen ese sentimiento de tener los pies pegados a la tierra, trabajan desde la raíz... algo que quizás hemos perdido en Madrid. Y esa raíz la he reencontrado en Andalucía y en Lorca».
Ha trabajado el director con su equipo habitual -Pedro Moreno, Francisco Leal, Mariano Díaz-, al que se ha sumado Cristina Hoyos. La que fuera insuperable intérprete de las «Bodas de sangre» de Antonio Gades -curiosamente es una coreografía la versión de referencia de una obra teatral- ha creado una coreografía «sencilla, natural, inspirada en los bailes populares». Y -apostilla Plaza- «totalmente al servicio de la función».
Ese apego a la raíz, coherente con el origen de la obra -Lorca encontró inspiración en la noticia de un crimen ocurrido en la localidad almeriense de Níjar en 1928- contrasta con la poesía del texto. «El gran problema de la función -reconoce Plaza- es cuando el texto se transforma de prosa poética a poesía rítmica. Pero ahí ha entrado Mariano Díaz, que ha compuesto una música que ayuda a que esa transición no sea brusca». También ayuda el idioma; los actores hablan con su acento andaluz; «tiene una rítmica natural que otros acentos del castellano no tienen», dice Plaza, que añade que «los actores andaluces hacen por ello el teatro clásico como nadie».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.