Castilla y León

null

Hemeroteca > 13/10/2004 > 

Los inspectores recibirán formación específica para mediar en los conflictos de convivencia en los centros escolares

La Consejería de Educación ha elaborado un novedoso plan de formación en el que se introducen por primera vez cursos de obligado cumplimiento

Actualizado 13/10/2004 - 01:43:32
Los maltratos físicos entre alumnos de Castilla y León son inferiores a la media nacional, que ronda el 4 por ciento del total de la población escolar. F. VILLAFRANCA
Los maltratos físicos entre alumnos de Castilla y León son inferiores a la media nacional, que ronda el 4 por ciento del total de la población escolar. F. VILLAFRANCA

La antigua figura del inspector de educación como un elemento de control y fiscalización de la labor docente y directiva de los centros educativos sostenidos con dinero público lleva tiempo adaptándose a la nueva realidad social que está modificando los parámetros de convivencia dentro de escuelas e institutos. La incidencia en la convivencia de una creciente indisciplina del alumnado, tal como ha puesto de relieve del alumnos donostiarra Jokin de 14 años que se suicidió recientemente ante el acoso y malos tratos que recibía por parte de algunos compañeros de instituto, y la presencia cada vez mayor de alumnos inmigrantes y sus necesidades de integración son algunos de los elementos que han llevado a la Consejería de Educación a introducir variaciones en las funciones del cuerpo de inspectores de educación, que además de su específica labor, desarrollarána partir del presente curso una tarea de mediación en favor de la convivencia.

La Consejería de Educación, a través de la Dirección General de Coordinación, Inspección y Programas Educativos, ha publicado varios decretos y órdenes regulando las funciones de la inspección educativa en Castilla y León, con especial incidencia en la formación de los funcionarios que la ejercen. El director general de Coordinación, Inspección y Programas Educativos, Fernando Sánchez-Pascuala, recuerda que la formación de los inspectores era hasta ahora voluntaria, «aunque todos ellos asumían la necesidad de reciclarse para su trabajo». Sin embargo, a partir de este curso, los inspectores tendrán dos vías de formación tal; la voluntaria y la obligatoria.

El objetivo es doble. Por una parte, implicar a todos los inspectores en cursos de contenidos generales para toda la Comunidad. Estos serían los relacionados con la evaluación externa de los centros, el alumnado con necesidades educativas específicas o la cultura de las organizaciones e informática, entre otros. Y por otro lado, los de elección voluntaria, donde se inciden en varios aspectos de medicación.

En este segundo grupo es donde la Consejería de Educación da una respuesta específica a los debates y conflictos que surgen a diario en los centros de enseñanza de Castilla y León. Entre estos cursos destacan los relacionados con técnicas de comunicación y asesoramiento, las habilidadessociales o mediación y solución de conflictos, por mencionar los más significativos.

En este sentido, Sánchez-Pascuala señala que «el inspector no sólo debe tener un carácter fiscalizador, sino también debe ejercer como mediador». De hecho, los inspectores trabajan conjuntamente con los gabinetes psicopedagógicos de los centros ante cuestiones de adaptación de alumnos extranjeros o puntuales, aunque por fortuna escasos en la región, conflictos de disciplina. Por ello, la principal aplicación que se quiere dar a la función de mediación de los inspectores es la preventiva.

El nuevo plan de formación de los inspectores de educación tiene vigencia hasta el año 2007, pero contempla la posibilidad de introducir otras propuestas en función con nuevas necesidades.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.