Sociedad

null

Hemeroteca > 13/04/2004 > 

«La educación especial haría más eficaz la escuela ordinaria»

Actualizado 13/04/2004 - 09:26:23
FEAPS
FEAPS
Habla con la serenidad de quien ha conocido de cerca la lucha de las personas con discapacidad intelectual por lograr una integración plena en la sociedad, pero también con el entusiasmo de quien sabe que aunque las cosas han cambiado, todavía queda mucho por hacer.

-Desde sus comienzos, ¿se ha producido un cambio social con respecto a las personas con discapacidad intelectual?

-Sí, claro. Ha cambiado la actitud social y en ello la educación ha tenido mucho que ver. Ahora la gente admite que el sitio de las personas con discapacidad está en la sociedad, que son ciudadanos de pleno derecho. Lo admiten al menos en teoría, con ello no digo que les concedan los derechos. En mis comienzos la sociedad pensaba que tenían que estar aislados, encerraditos o en sus casas.

-Una idea que en principio tenían las propias familias...

-Es triste decirlo, pero era así, los tenían escondidos y empezaron a aparecer cuando la seguridad social ofreció 1.500 pesetas de ayuda por persona con discapacidad. Afloraron como consecuencia de una cuestión económica, pero luego se ha producido un gran cambio de mentalidad.

-¿Y el motor de ese cambio?

-Las asociaciones de padres han sido el motor del cambio. Los padres empezaron a pensar que sus niños tenían derecho a ir a un colegio como todos los demás. Empezaron a crear escuelas y a hablar de educación especial.

-Aunque puedan producirse cambios con el nuevo Gobierno, respecto a la ley de Calidad...

-Es una norma que define muy poco lo que es la educación especial y la atención a personas con discapacidad, las tendría que haber tenido más en cuenta. No obstante, el desarrollo normativo nos abría la posibilidad de poder cambiar algunas cosas.

-¿Cómo cuáles?

-Los itinerarios han quedado sin definir. ¿A cuáles habrían ido las personas con discapacidad? La ley también ha abolido los programas de garantía social que daban una respuesta y una salida a estos jóvenes.

-¿Dónde está la apuesta de futuro?

-En un mayor apoyo a la integración en el que también tienen que participar los padres a través de las APAS. También los centros ordinarios necesitan más apoyos, necesitan más profesores de pedagogía terapéutica, más logopedas, fisioterapeutas, psicólogos...

-Habla de aumentar los equipos de educación especial en los centros ordinarios...

-Sí. Porque todos los niños, aunque no sean discapacitados, necesitan de apoyos en algún momento de su escolarización, bien porque han pasado una enfermedad, porque sus padres se han divorciado, porque su familia pasa por una crisis económica... Para todo ello los profesores de educación especial pueden ofrecer técnicas y resortes para ayudar al niño, lo que haría de la escuela ordinaria un sistema mucho más eficaz. La integración es un motor para toda la escuela.

-Cada una de las etapas educativas afronta la discapacidad de manera diferente, ¿dónde están los mayores problemas?

-En Educación Infantil no hay problemas de integración, en Primaria ya existen algunos. En Secundaria la diversificación es mayor y según los niños acceden a mayores niveles de abstracción se abren más diferencias.

-¿Defiende que haya centros ordinarios y de educación especial?

-Hoy por hoy siguen haciendo falta centros de educación especial. Hay que tener en cuenta que a muchos de estos niños no se les pueden aplicar las mismas pruebas aunque sí el mismo rasero. En los centros ordinarios hay que darles más apoyos y algunas materias necesitan estudiarlas separados. Los centros especiales son un auténtico laboratorio para la educación.

-¿Entonces cómo se favorece la integración?

-Muchos centros llevan a cabo lo que se denomina escolarización combinada. Una práctica que no está regulada por ley (están matriculados en ambos centros) pero que muchos colegios ponen en práctica de manera que los alumnos pueden beneficiarse de pasar horas en una escuela ordinaria.

-¿Y el papel del profesorado?

-Hace falta que todos los docentes tengan los conocimientos mínimos necesarios para poder detectar los problemas en los niños, saber enfocarlos o pedir la ayuda a los especialistas. Pero al profesorado hay que dotarle de apoyos y las familias tienen que valorar más su papel.

-¿Qué es lo que se está escapando a la sociedad para ofrecer las soluciones adecuadas?

-Hay que tener la concepción de la transversalidad de la discapacidad. La persona con discapacidad no es sólo sujeto de servicios sociales, sino de educación, de sanidad, de urbanismo... si queremos ser eficaces hay que pensar en ello. De lo contrario, todo lo que se haga no serán más que medidas aisladas para las que ni la política ni el presupuesto darán de sí.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.