Internacional

null

Hemeroteca > 13/03/2001 > 

Alianza entre socialistas y ecologistas para garantizarse la Alcaldía de París este domingo

Socialistas y ecologistas negociaron ayer un acuerdo de apoyo mutuo, con la esperanza de conquistar la Alcaldía de París, en la segunda y decisiva vuelta del próximo domingo. Por su parte, los dos candidatos conservadores siguieron polemizando, en unas condiciones de tensión que pueden entregar el primer municipio del Estado a un alcalde de izquierdas por vez primera desde 1871.

Actualizado 13/03/2001 - 00:31:27
El socialista Delanoë celebra su triunfo con una candidata ecologista. Epa
El socialista Delanoë celebra su triunfo con una candidata ecologista. Epa
El socialista Bertrand Delanoë negoció rápidamente con el ecologista Yves Contassot la presentación de listas comunes en todos los distritos de París, cuyos alcaldes de barrio elegirán, la semana que viene, al alcalde de la capital.
SIN ACUERDO
Por su parte, Philippe Seguin, candidato oficial del centro-derecha, y Jean Tiberi, alcalde saliente y disidente, continuaban ayer por la noche tirándose el fracaso a la cabeza, facilitando la campaña definitiva del candidato socialista.
Paradójicamente, la primera vuelta fue mala para los dos candidatos «líderes» y tuvo un resultado muy estimulante para los dos candidatos minoritarios.
Los sondeos daban a Bertrand Delanoë como gran ganador, en la primera vuelta, con una mayoría relativamente holgada. Con el 31,37 por ciento de los votos, el conjunto de las listas socialistas se situaron en buena posición, pero Delanoë está obligado a negociar con los ecologistas, en unas condiciones mucho menos favorables de lo previsto.
Desde hacía semanas, los ecologistas se cotizaban en torno al 10 por ciento, a la baja. Con lo cual, el 12,35 por ciento de las listas lideradas por Yves Contassot consiguen una victoria significativa, y pueden imponer al candidato socialista muchas condiciones significativas.
NEGOCIACIÓN RÁPIDA
Conscientes de que pueden ganar París unidos, socialistas y ecologistas negociaron ayer rápidamente la presentación de listas únicas en la segunda vuelta. Ligeramente decepcionado la noche del domingo, Delanoë se encuentra hoy en una posición sólida y creíble para conquistar la Alcaldía, presentando un frente unido ante la patética división del centro-derecha. En los sondeos y estados mayores de los grandes partidos se apostaba por el fracaso de las listas municipales lideradas por Jean Tiberi, alcalde saliente, acosado por los escándalos y candidato disidente.
BUEN RESULTADO DE TIBERI
Los electores votaron de muy distinta manera. Tiberi obtuvo en la primera un excelente resultado personal: puede volver a ser elegido alcalde de barrio, en el significativo distrito V, con una Alcaldía situada frente al Parthenon, a dos pasos de la Sorbona, en el corazón del barrio Latino más histórico. Por su parte, las listas lideradas por Tiberi consiguieron el 13,92 por ciento de los votos, con lo que se situaron en excelente posición para negociar ante la segunda vuelta.
Ante el triunfo muy relativo pero real del candidato conservador disidente, el gran perdedor de la primera vuelta fue Philippe Seguin, el candidato oficial del centro-derecha, que «consiguió» un penoso resultado personal en el distrito XVIII, cuyas listas sólo obtuvieron un 25,74 por ciento, más de cinco puntos de desventaja con respecto a las listas socialistas.
Aritméticamente, la coalición socialista-ecologista es ligeramente mayoritaria, ante la segunda vuelta del domingo próximo. Sin embargo, un centro-derecha unido hubiera podido beneficiarse de un cierto «legitimismo» y de los buenos resultados globales en el resto de Francia.
Sin embargo, Philippe Seguin y Jean Tiberi adoptaron ayer la postura más alejada hacia esa unión, acusándose mutuamente de no desear la auténtica unión.
LOS PEOR SITUADOS
Tiberi propuso la noche del domingo la fusión pura y simple de todas las listas de centroderecha en París para presentar un frente unido. Philippe Seguin, por su parte, le respondió ayer por la tarde que la única forma de unión es la retirada de los candidatos conservadores que estén peor situados. Esa forma suicida de prolongar la división, confirmar el enfrentamiento personal y apostar por la derrota del propio campo puede dar definitivamente la Alcaldía de París al candidato socialista.
En verdad, nada está decidido definitivamente. El candidato socialista contará con el apoyo ecologista y la división de la derecha. Pero ese trasvase de votos pudiera tener consecuencias imprevisibles.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.