Cataluña

null

Hemeroteca > 13/01/2006 > 

Michel Onfray reivindica el ateísmo en su último libro «Tratado de ateología»

El libro está én la lista de los más vendidos en Francia e Italia, convirtiéndose en un «bestseller» en plena ebullición que acaba de ser traducido al castellano

Actualizado 13/01/2006 - 03:37:08
EFE  Michel Onfray
EFE Michel Onfray

NÚRIA CABRERA

BARCELONA. «Insultos, amenazas de muerte, dos libros en contra y uno que se está escribiendo», comenta el filósofo francés Michel Onfray, recopilando las reacciones que ha suscitado su último libro, «Tratado de ateología», en el que apuesta por una «tercera vía» frente a las religiones, el ateísmo, y busca los puntos concordantes entre los tres monoteísmos para llegar a la conclusión de que todos encierran odio.

Recientemente traducido al castellano por Anagrama y al catalán por Edicions de 1984, «Tratado de atelogía» es un libro «militante», según la definición de Onfray, e inspirado en las polémicas sobre la bioética o el aborto.

En «Tratado de ateología», Onfray trata al mismo nivel a los tres monoteísmos dominantes: el cristianismo, el judaísmo y el islam, porque según el autor, «se parecen y tienen en común el odio hacia la mujer, hacia la razón, hacia la ciencia, la inteligencia y la libertad del cuerpo y el pensamiento».

«Revolución tranquila»

El filósofo se opone a la postura defendida, entre otros, por George W. Bush: «No creo que el judeocristianismo se enfrente al islam, se parecen demasiado y entre elegir a Bush o elegir a Bin Laden, se puede optar por la vía del ateísmo». Michel Onfray recuerda: «El cristianismo siempre ha sido cómplice de muchas represiones, también en España, donde la Iglesia se quedó del lado del poder autoritario» y propone un ateísmo reformulado capaz de enfrentarse a las tres grandes religiones mediante una revolución tranquila y sin violencia inspirada en las ideas de la Revolución Francesa de 1789: «Defiendo la Revolución de 1789, que aún se tiene que hacer y estamos viviendo una etapa de prerrevolución, ya que si en 1789 se iba contra la realeza, ahora iría dirigida contra el poder económico, porque el liberalismo propugna que el dinero es quien marca la ley».

«No soy partidario de destruir iglesias o quemar sacerdotes, sino que la batalla se debe plantear en el terreno intelectual y de las ideas», afirma. Esta postura le acerca a la Liga Comunista Revolucionaria Francesa, que apuesta por una «revolución como resultado de múltiples microrrevoluciones individuales», posición que Onfray comparte y apoya con la creación de una universidad de filosofía gratuita a la que asisten cada día 600 alumnos y que se ha convertido en un «lugar alternativo para hacer realidad esas pequeñas revoluciones».

Seguidor cercano de la filosofía de Nietzsche, no defiende como éste la idea de que Dios está muerto, sino que concluye que la idea de Dios, muy presente en la vida cotidiana, es una ficción inventada con efecto narcotizante para que el ser humano no busque respuestas. Declarado anarquista, Michel Onfray también reconoce el fracaso del ateísmo en algunos países y su crítica a los monoteísmos puede hacerse extensiva a algunas ideologías: «Se podría extender al comunismo, pero el comunismo ya no está de moda».

«Tratado de ateología» es un libro «contundente, higiénico y necesario», según las palabras de Jorge Herralde, editor de Anagrama, que lo ha elogiado sin titubeos calificándolo como un «vigoroso panfleto contra los monoteísmos».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.