Opinión

Opinión

Hemeroteca > 13/01/2002 > 

La historia en alza

Actualizado 13/01/2002 - 00:29:02
Estamos en una recuperación del gran público para la historia de España. Después de las grandes exposiciones de estos últimos años sobre la Generación del 98, Felipe II, Carlos I... podemos hablar de una verdadera explosión bibliográfica sobre hechos y figuras históricas que hasta ahora venían vinculándose a lo que se ha entendido como una versión mítica de la historia de España. Así que, mientras los planes antihumanísticos de comienzos de los noventa han conseguido eliminar de las imaginaciones de varias generaciones estudiantiles las dimensiones del Tiempo y del Espacio cuyo entendimiento, según Lucien Febvre, no es ni más ni menos que la historia y la geografía, el mercado editorial ha comenzado a arrojar sobre las mesas de actualidad de las librerías una producción insólita de títulos históricos, en buena medida biográficos.
¿Se trata de un movimiento pendular que cabía esperar después de tanta cerrilidad voluntarista contra la realidad histórica de España? La cruzada cultural que hemos vivido en este cuarto de siglo, que seguimos padeciendo, contra los «hechos» y no sólo contra su interpretación, está en las últimas. Y es que los nuevos propagandistas de la desestructuración espacio/temporal de España han tenido la insensata pretensión de luchar contra la obviedad: contra los textos, los archivos, los hechos, las fechas... y, por supuesto, contra las encarnaciones míticas, los grandes personajes y las grandes gestas, siempre seductoras y desde luego actuantes, reales, intemporales.
Ha escrito Julio Valdeón en su contribución al libro colectivo «Isabel la Católica y la política» que si es cierto que Falange explotó propagandísticamente el tema de la unidad de España, conseguida por los RR.CC., es sobre todo cierto que la unidad se hizo. La estúpida ilusión de algunos ha consistido en negar la realidad porque esa realidad había podido ser utilizada con determinadas intenciones políticas. Pero quiérase o no, fray Íñigo de Mendoza pudo agradecer a Dios en 1483 el hecho de la unidad: «tu que en tus sanctas alturas / soldaste las quebraduras / de nuestros reinos de España». Y, por los mismos años, Joan Margarit, obispo de Gerona, les dice a los RR.CC.: «hicisteis la unión de ambas Españas, la Citerior y la Ulterior».
Estamos asistiendo a una venganza del público. Los éxitos de historiadores españoles como Manuel Fernández Álvarez, antes reservados a hispanistas (Elliot, Josep Pérez, J. Brown, Chaunu...) coinciden con este movimiento pendular de los gustos del mercado que incluso llega a las salas de cine. Quizá la versión de Aranda sobre Juana la Loca no haya sido lo más correcta desde el punto de vista histórico (el reino de Castilla era mucho más rico y «moderno» que lo que dice el filme) pero marca un retorno al riquísimo filón histórico. Los chicos aprenderán desde la butaca lo que se les negó en las aulas.
En esta reconquista de la historia de España para el gran público quiero citar el caso del profesor Julio Valdeón, que, después de años de investigación como medievalista, ha saltado a las librerías como autor generalista. Acaba de publicar «Los Trastamaras. El triunfo de una dinastía bastarda» (Temas de hoy), «Abderramán III y el califato de Córdoba» (Debate); ha dirigido el colectivo sobre «Isabel la Católica y la política» (Ámbito) y, dentro de su especialidad, «El chivo expiatorio. Judíos, revueltas y vida cotidiana en la Edad Media» (Ámbito) y «Judíos y conversos en la Castilla medieval» (Ámbito).
En una cosa fundamental se equivocaron los defensores de los planes antihumanísticos. Desconsideraron la atracción que ejerce en el hombre el estudio de la historia. No han querido entender que, como decía Marc Bloch, la historia responde a las preguntas que el hombre de hoy se plantea necesariamente y que, por tanto, tiene poco que ver con lo que ellos esperan de aquella: una confirmación de sus proyectos políticos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.