Cataluña

null

Hemeroteca > 12/12/2005 > 

Julio Vaquero cuelga sus dibujos y «esbozos» acabados en la galería Trama

Cada vez más artistas se interesan por introducir algún aspecto de dibujo. Un nuevo ejemplo lo brinda Vaquero, que estudia el proyecto de su obra pictórica

Actualizado 12/12/2005 - 02:49:29
ABC  «Mesa de luz», obra de Vaquero, del 2005
ABC «Mesa de luz», obra de Vaquero, del 2005

ALEIX MATARÓ

BARCELONA. Este mes tenemos reunión expositiva de artistas realistas. Coinciden dos «monstruos»: Luis Marsans y Julio Vaquero. Dos ejemplos notorios de la capacidad de renovación que subsiste incluso en los terrenos más tradicionales de la pintura. Cada uno, con su estilo, ha sabido actualizar la figuración y dotarla de una autoridad tal que hace dudar que haya senderos anticuados o que la abstracción sea la única vía posible. Lo que viene a demostrar que lo que importa en arte, no esta en el estilo, si es abstracto o figurativo, sino en la sinceridad personal en un lenguaje y en la experiencia. De Marsans ya hablamos. Vaquero presenta su obra más reciente en la galería Trama. Es también barcelonés, pero casi treinta años más joven que Marsans.

En su última serie, Vaquero nos habla de dibujo. El dibujo esta en un momento de revalorización. Cada vez es objeto habitual de más exposiciones y la linealidad, el trazo, el concepto de esbozo, vuelve a aparecer junto a la pincelada de los artistas. Julio Vaquero ha conducido su trayectoria hacia un punto más: ahora prescinde de los colores y se limita a dibujar. En la obra de los hermanos Santilari ya vimos obra en grises. Pero era pintura al óleo, y en el caso de Vaquero se trata de lápiz graso y aguada sobre papel vegetal. Lo que antes era la fase de proyección, de dibujo de la composición, ahora es el final de la obra. Durante los últimos meses Vaquero se ha dedicado a profundizar en las posibilidades del lápiz graso y la aguada, sobre el papel vegetal. Montados sobre los bastidores, los grandes folios presentan la obra acabada, sin color. Pero nada hace pensar que sean esbozos, ya que el artista, pacientemente, las ha concluido sin que se le escapara nada. El resultado es muy pictórico.

El mundo gris

Con su estilo detallista y fotográfico volvemos a encontrar los espacios cerrados, perdidos, con objetos industriales desparramados, rotos. También hay unos estudios de figura humana, pero en general nos movemos por unos valores lumínicos y materiales derivados del desperdicio, la dejadez, el desorden. Y todo es un montaje escenográfico. Acompañan sus composiciones «collage» representados de embalajes y plásticos. ¿Crítica de un mundo en descomposición o excusa para seleccionar y simular con el lápiz graso a ciertas materias? En cualquier caso, las piezas tienen un aspecto rompedor, sensible con la estética actual. Los cuadros de Vaquero son como metáforas del mundo urbano.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.