Deportes

Deportes

Hemeroteca > 12/09/2002 > 

Antonio Jesús Madrigal Vílchez: «Madrigol»

Actualizado 13/09/2002 - 23:33:05
Madrigal, manteado por sus compañeros durante el entrenamiento de ayerLola Guil
Madrigal, manteado por sus compañeros durante el entrenamiento de ayerLola Guil
Para José Antonio Madrigal (Alicante, 1976), el de ayer no fue un día normal. Comenzó como todos -«me levanté pronto, desayuné y fui a entrenarme» (estaban citados a las diez de la mañana)- pero hubo una diferencia fundamental: «Los fotógrafos y las televisiones estaban esperándome en el campo» y, además, «desde que finalizó el partido contra el Barcelona en la noche del miércoles mi móvil no ha dejado de sonar ni un solo instante». Lógico. No en vano era el día después de un hombre que lleva cuatro temporadas en Segunda B y que le había hecho tres goles a un Barcelona que había jugado con sus titulares. A partir de ahora ya es «Madrigol».
La noche del miércoles no tuvo nada especial para él. «Desde que acabó el partido, sobre las nueve y media de la noche, hasta las once y media estuve en el campo, con mi familia y atendiendo a los medios. A esas horas, aquí en Novelda ya no hay muchos sitios a donde poder ir y, además, a la mañana siguiente había entrenamiento. Me marché a casa. Pero estaba muy excitado y no me pude dormir hasta muy tarde».
Muchos años en el fútbol
«Fue el partido que siempre sueñas hacer», reconoce este jugador al que el fútbol apenas le ha dado satisfacciones. Comenzó como infantil en el Ford Almusafes y a los 11 años entró en la cantera del Valencia. No gustó. A los 16 llegó al Gimnástico de Valencia pero a los 22 le dieron la baja. Probó por el Onda, el Buñol y el Utiel, todos de regional, pero ninguno le quiso por lo que pensó seriamente en retirarse. Pero en 1999 el Alzira, en Segunda B, le fichó. En la siguiente temporada, 2000-2001, estuvo en el Tarrasa. Tampoco tuvo mucha fortuna. Hasta que en 2001 fichó por el Novelda. Ésta es su segunda temporada en el club valenciano.
A los 26 años le ha llegado su momento de gloria. «Ha sido muy importante porque necesitaba demostrarme a mí mismo el primero que era capaz de hacer algo así. Ha sido el día más feliz de mi vida deportiva».
«No salí a pedir autógrafos»
Para un jugador modesto, enfrentarse a todo un Barcelona tiene su morbo especial. «Por eso, salí al campo muy concentrado, no a pedir autógrafos, sino a jugar con la mayor seriedad posible porque si te descuidas, te la hacen. No es que la defensa del Barça estuviese mal, sino que jugaron muy adelantados, como siempre lo suele hacer, y les pillamos bien a la contra. Son muy buenos, pero no dejan de ser un equipo humano, con sus errores, sus fallos y sus indecisiones».
Considera que «no es tan raro como la gente quiere ver» que un Primera caiga ante un Segunda B porque «ésta es una categoría en la que desde que sales hay que luchar a muerte. Son campos difíciles y no hay que cometer errores. Utilizando nuestras armas les hicimos daño».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.