Castilla y León

null

Hemeroteca > 12/08/2007 > 

Protesta en Miranda contra el Ayuntamiento por permitir el concierto de Soziedad Alkohólica Arrastamiento perruno

EFEImagen de la protesta ayer frente al consistorio mirandésABCBURGOS. Un centenar de personas, convocadas por el Foro Burgalés de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, protestaron ayer en Miranda de

Actualizado 12/08/2007 - 06:19:06
EFE
Imagen de la protesta ayer frente al consistorio mirandés
ABC
BURGOS. Un centenar de personas, convocadas por el Foro Burgalés de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, protestaron ayer en Miranda de Ebro contra la autorización del concierto del grupo Soziedad Alkohólika, que se celebró en la madrugada de hoy en esta localidad dentro del festival Petróleo Rock. La concentración tenía como objetivo denunciar «la actitud» del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Miranda de Ebro, formado por PSOE e IU, por «el incumplimiento del pacto por las libertades y contra el terrorismo» y permitir que Soziedad Alkohólica «en un campo municipal, con sus letras, humille a las víctimas del terrorismo», aseguró Pedro Samuel Martín, delegado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en Salamanca, informa Efe.
Al mismo tiempo, la concentración pretendía «rendir un pequeño homenaje a todas las víctimas del terrorismo», indicó Roberto Ranz, portavoz del Foro Burgalés de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo.
Sobre la decisión del Tribunal Supremo que el pasado 20 de julio absolvió a los integrantes de Soziedad Alkohólika de un delito de enaltecimiento del terrorismo, Ranz aclaró que «seguimos pensando que las letras y los contenidos de las canciones de este grupo no son tolerables para la memoria y la dignidad de las víctimas», por lo que es «un deber moral recordárselo a la sociedad».
La AVT vigilará la actuación
Pedro Samuel Martín advirtió de que la AVT seguirá el desarrollo del concierto de ayer noche del grupo vasco en el Festival Petróleo Rock, en el estadio municipal de Anduva, y en el caso de que haya «alguna actitud de humillación a las víctimas se estudiará por nuestro equipo jurídico por si fuera necesario plantear una querella».
La concentración, tras la lectura de un manifiesto, concluyó lanzando vivas a la libertad, a la Constitución y a España y con el gesto simbólico de taparse los oídos durante un minuto. Mientras, al otro lado de la plaza de España, donde se celebró la concentración, en una de las calles adyacentes, los agentes antidisturbios desplegados por la Policía impidieron el paso a un grupo de personas que portaban una pancarta en la que se podía leer «Stop criminalización. Miranda antifascista». Dicho grupo mostró su apoyo a Soziedad Alkohólica y la situación derivó en altercado que acabó con un joven detenido.
¿QUÉ está ocurriendo en este verano de románticos topillos que alcaldes de aquí de allá -Amorebieta, Ferrol, Miranda de Ebro, etc- llevan clavada a la ETA en el ojal de sus fiestas con homenajes y conciertos? Ni idea. Las plagas van y vienen y son así de taravillas. En todo caso que se lo pregunten a ZP, el hombre de las transfiguraciones de bullarengue que un día consagra al señor Otegui como un hombre de paz y al siguiente lo mete en la cárcel para que perfeccione eso que llamaba Maura «la dicción traslaticia». Puede que el quid de cuanto pasa resida en esa función traslaticia en la que las palabras pierden por el camino el miedo para significar una cosa y su contraria. Demasiada dialéctica para una sociedad amodorrada como la española que sólo reacciona por calenturones.
Los del mes de agosto se consagran en el refranero como los más peligrosos. Razón: calentura de agosto mata al buen mozo. ¿Qué ardentía le habrá dado al alcalde de Miranda de Ebro, el socialista Fernando Campo, para que con los duros de Castilla y lo que queda de León se subvencione un concierto de Soziedad Alkohólica? Ni idea tampoco, aunque puede ser comprensible. Y es que los éxitos musicales del grupo resultan tan apabullantes que ya se encuentran entre los cuarenta principales del mundo mundial. Las letras de sus canciones llegan a ser tan excitantes que hasta los adolescentes de mi pueblo, nada influenciables, emulan en inspiración con aportaciones tronkoquifinotorias como esta: ka es peor que kia, y kia es peor que kaka: tío, dale badana a la verraka.
¿Y...? Y yo que sé, tronko, que les den el premio Nobel o que se lo pregunten directamente al señor Villalba que anda por los rastrojos de la Meseta acompañando al alcalde de Villalar de los Comuneros para patentar un arado convergente que, a la vez que fertiliza la tierra, deja secos en la hura a los topillos insolentes justo a cuarenta centímetros de profundidad. Es posible que desde ese bajío de Hamelín se entiendan mejor las razones del adlátere del alcalde mirandés para justificar que salgan del hoyo los verdugos, sean artistas o matarifes, para meter en un agujero mucho más estrecho a las víctimas del terror, pues «este Ayuntamiento -el de Miranda, se entiende- no ejecuta acciones de censura previa». ¡Olé!
Stalin decía algo parecido con sus proclamas de zotal para acabar con «las ratas» en un gulag siberiano o en un manicomio con vistas. Su camarada Hitler decía y hacía otro tanto. Entre el poder absoluto y la pobre gente, la inteligencia callaba y hacía negocio con las trampas y con los productos químicos. No hemos aprendido nada, porque ahora sucede exactamente igual. Qué razón tenía Benn cuando escribía que Occidente está pereciendo no por los totalitarismos o la pobreza, sino por el «arrastramiento perruno de su inteligencia ante los conceptos políticos». El concepto de una ETA política, como se canta del Ferrol a Miranda de Ebro, empuja a esa esclavitud repugnante.
Antonio
Piedra
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.