Sociedad

null

Hemeroteca > 12/07/2003 > 

Caravaca de la Cruz se convierte en la quinta «ciudad santa» del mundo cristiano

Actualizado 12/07/2003 - 05:00:06
La Vera Cruz de Caravaca.ABC
La Vera Cruz de Caravaca.ABC
MADRID. Más de medio millón de peregrinos han acudido al santuario murciano de Caravaca de la Cruz para obtener la indulgencia plenaria con motivo del primer Año Jubilar Permanente decretado por la Santa Sede y que ha convertido a esta localidad en la quinta «ciudad santa» del mundo cristiano, después de Roma, Jerusalén, Santiago de Compostela y Santo Toribio de Liébana, según datos oficiales. Se da la circunstancia que tres de los cinco lugares santos de la Cristiandad se encuentran en España (en Santiago, merced a la tumba del Apóstol, y en Santo Toribio por albergar el mayor pedazo de la cruz de Cristo).
La asistencia de fieles al santuario a lo largo de este Año Jubilar (que a partir de ahora se celebrará cada siete años) es netamente superior a los anteriores jubileos (antes de la declaración como ciudad santa por parte del Vaticano, en 1998), que tuvieron lugar en 1981 -con la asistencia de 100.000 peregrinos- y 1996 -180.000-. Se espera que de aquí al final del Año Jubilar, el 11 de enero de 2004, la cifra de asistentes se haya duplicado.
El milagro de la aparición
El de 2003 es el primer Año Jubilar Permanente del santuario, que desde hace más de ocho siglos es considerado uno de los principales lugares de peregrinación, merced a la fama de la Vera Cruz de Caravaca. Según reza la tradición, el 3 de mayo de 1232 el rey moro Ceyt-Abuceyt y sus súbditos se convirtieron a la fe cristiana tras producirse el milagro de la aparición de un crucifijo de doble brazo, descendido del cielo por dos ángeles para que pudiera oficiar misa el cura Chirinos, un sacerdote cristiano que se encontraba preso en la fortaleza. En dicho crucifijo se encontraba un «lignum crucis», un pedazo de madera de la cruz en la que murió Cristo.
Desde entonces, y dejando a un lado la veracidad histórica del relato, la devoción a la cruz de Caravaca se ha extendido por todos los rincones del planeta, merced a la labor de las órdenes que tuvieron a su cuidado la reliquia a lo largo de los siglos (primero los Templarios y después la Orden de Santiago) y a la propagación de su culto por parte de franciscanos y jesuitas por Europa e Iberoamérica. El relicario de Caravaca es una de las cruces más utilizadas por los fieles de todo el mundo. De hecho, existen capillas dedicadas a esta reliquia en todo el mundo, desde Paraguay a la República Checa.
La Iglesia católica reconoció en su día a esta reliquia como «Vera Cruz»´ (procedente del madero encontrado por Santa Elena, madre del emperador Constantino, y que se considera la cruz de Cristo), para diferenciarla de la multitud de falsos iconos que abundaron durante la Edad Media. En 1736, la Santa Sede le dispensó el Culto de Latría, similar al que recibe el Santísimo Sacramento. El auténtico relicario fue robado en 1934, motivo por el cual Pío XII donó en 1940 al santuario otros dos pedazos de la Santa Cruz.
Para la obtención del jubileo, son necesarios una serie de requisitos, que todo peregrino debe cumplir. A saber: la visita y participación en alguna celebración en el santuario, con intención de ganar el jubileo y orar por las intenciones del Papa; y participar en la confesión sacramental y la comunión eucarística, que pueden recibirse unos días antes o después de la peregrinación, en el templo o en otra iglesia. En caso de no poder participar en una celebración, es suficiente la visita al santuario y la recitación de una oración por la paz en el mundo y por las intenciones del Romano Pontífice.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.