Sociedad

null

Hemeroteca > 12/06/2004 > 

Ecumenismo: una tarea pendiente

Tras cuatro décadas de diálogo fructífero, las relaciones ecuménicas en España no pasan por su mejor momento. Desde la Iglesia católica, se habla de «desilusión y estancamiento»

Actualizado 12/06/2004 - 01:58:54

MADRID. «Las relaciones ecuménicas en España están en punto muerto». Este diagnóstico, formulado por uno de los expertos en el diálogo entre las distintas confesiones cristianas de nuestro país, resume la situación actual de un proceso que arrancó con mucha fuerza después del Concilio Vaticano II y que desde entonces ha alternado pequeños avances con sensibles retrocesos. En España, las relaciones interconfesionales son bastante más difíciles que en otros países europeos, dada la absoluta primacía de la Iglesia católica frente al resto de confesiones (según el barómetro del CIS, el 83,6 por ciento de los españoles se considera católico, mientras que apenas el 2,5 por ciento pertenece a las distintas ramas del protestantismo o la ortodoxia).

«Durante el último decenio, hemos experimentado signos de cansancio, de desilusión y de estancamiento. Algunos hablan incluso de crisis o de un invierno ecuménico», destacaba en su último informe a la Conferencia Episcopal el responsable de Relaciones Interconfesionales del Episcopado, Ricardo Blázquez, quien señalaba un «retroceso por falta de estímulos y escaso interés por contrastar con las Iglesias cercanas».

España, eminentemente católica

En la base del problema, como constataba en su informe el obispo de Bilbao, se encuentra el hecho de que «nuestro país es mayoritariamente católico, y es conocido cómo ha defendido su unidad católica». Según datos de la Ferede (Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España), organismo que aglutina a la mayoría de confesiones protestantes y que firmó en 1992 un acuerdo de cooperación con el Estado español, apenas un millón de personas participa de las creencias de las distintas iglesias de la Reforma. El número de ortodoxos -griegos y rumanos- tampoco es significativo, pese a que la cantidad de ortodoxos rumanos ha crecido de modo espectacular en los últimos años debido a la inmigración.

El predominio aplastante de los católicos en España es una de las razones que llevó a Blázquez a no considerar necesaria la creación de un Consejo de Iglesias Cristianas en España, institución promovida desde el Vaticano. Las razones de dicha negativa se basan en que «no existe la suficiente base ecuménica», además de la «desproporción inmensa del arraigo social de las diferentes iglesias» frente a la católica.

Las declaraciones de Blázquez han sido contestadas tanto por los representantes protestantes como por diversos expertos en ecumenismo de nuestro país. Uno de los más relevantes, José Luis Díez Moreno, va más allá e indica que «algún miembro que otro de la Conferencia Episcopal, de no poca importancia, parece contrario al ecumenismo en España».

Para Díez Moreno, si bien la creación del Consejo de Iglesias Cristianas es importante, lo son más «otras vías de acercamiento» que, a su juicio, tampoco funcionan. «¿Hay un diálogo teológico o pastoral con los otros hermanos cristianos? No. ¿Existen conversaciones, cordiales relaciones entre las jerarquías ortodoxas y protestantes y la Conferencia Episcopal o la misma Comisión de Relaciones Interconfesionales? No. ¿Se encuentran los obispos informados, interesados, convencidos por el Ecumenismo en España? No», critica.

Por su parte, Mariano Blázquez, secretario general de la Ferede, concluye que «el ecumenismo está en horas bajas porque la jerarquía católica no quiere entablar un diálogo de iguales con el resto de confesiones cristianas». Blázquez, quien defiende la presencia de protestantes españoles desde el siglo XVI, apunta cómo «nosotros estamos interesados en mantener una relación institucional, pero la jerarquía católica no».

¿Cuál es la realidad de las «otras» Iglesias cristianas en España? Ferede aglutina a unas 2.200 congregaciones ligadas a la Reforma protestante, entre ellas la la Iglesia de Filadelfia, la Comunión Anglicana, los Pentecostales, los Bautistas y los Adventistas. En el otro extremo, las Iglesias cristianas ortodoxas, que pertenecen a los patriarcados griego y rumano. Éstas son las principales confesiones cristianas, en número e influencia, con presencia en nuestro país:

Iglesia de Filadelfia

Fundada en 1950 en Francia entre las comunidades gitanas, llegó a España en 1965, donde en la actualidad cuenta con 646 congregaciones. Su nombre está tomado de una de las Iglesias fieles citadas en el Apocalipsis. Están estructurados como una única Iglesia en España. Comparten con las Iglesias pentecostales y carismáticas el ejercicio de los dones carismáticos y el énfasis en la alabanza y la adoración.

Iglesia Evangélica Española

Se trata de la comunidad más antigua, con arraigo en Sevilla y Valladolid desde el siglo XVI, aunque no se organiza hasta comienzos del siglo XIX. Su denominación actual data de 1869, como resultado de un sínodo de diferentes congregaciones presbiterianas españolas. Cuenta con 47 congregaciones y está estructurada en Consejos de Ancianos para cada Iglesia local. Cada dos años celebra un sínodo a nivel nacional.

Iglesia presbiteriana o reformada

Se estima que existen unas 31 congregaciones en España. El presbiterianismo tuvo su origen en el siglo XVI en Escocia, de la mano de John Knox, y defendía la abolición en el gobierno de la Iglesia del sistema episcopal y la primacía de la predicación de la palabra sobre el culto. Las congregaciones locales están regidas por un consejo presbiteral compuesto por uno o varios pastores y por laicos.

Comunión Anglicana

Su principal denominación en España es la de Iglesia Española Reformada Episcopal, y cuenta con aproximadamente 39 congregaciones repartidas por nuestro país. Fundada en Gibraltar y Sevilla a finales del siglo XIX, se define a sí misma como «una, santa, católica y apostólica», y toma como modelo la liturgia mozárabe. Se configura como una Iglesia Nacional Interdependiente y está dividida en tres áreas. Cada dos años celebran un sínodo de carácter nacional.

Iglesias Pentecostales

Esta denominación protestante, que llegó a España en los años 20 del siglo XX, cuenta con 307 congregaciones en nuestro país, entre las diferentes asambleas que la componen (la principal es la «Asamblea de Dios»). Según Ferede, se trata del colectivo de más rápido crecimiento en las últimas décadas. Sus seguidores defienden la plena vigencia de los dones espirituales mencionados en el Nuevo Testamento, en especial la experiencia de Pentecostés.

Iglesias Adventistas

Surgida en Estados Unidos a mediados del siglo XIX, los primeros adventistas provenían de las Iglesias metodistas y bautistas. La denominación «adventista» tiene que ver con el énfasis puesto por esta confesión en la «segunda venida» de Cristo a la tierra. La primera Iglesia adventista se estableció en España en 1903. Hoy son 75 las congregación presentes en nuestro país.

Iglesia Ortodoxa Rumana

Depende canónica y jurídicamente del Patriarcado de Rumanía. La principal parroquia se encuentra en Madrid, y está dedicada a la Virgen María. En los últimos años, y debido a la inmigración, se ha producido un sensible incremento de fieles de esta confesión, que en su mayor parte residen en Madrid, Barcelona y Valencia.

Iglesia Ortodoxa Griega

Depende canónicamente del Patriarcado de Constantinopla, a través del arzobispo ortodoxo de París. La principal parroquia se encuentra en Madrid, dedicada a los santos Andrés y Demetrio. Tanto la ortodoxia griega como la rumana conservan la sacramentalidad plena y la celebración de la Eucaristía, y aceptan el ministerio del Papa, aunque difieren en su ejercicio pastoral. Se suele dar el año 1054 como fecha de separación con Roma.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.