Cultura

Cultura

Hemeroteca > 12/04/2007 > 

Burgos: «Cambiaría el González-Ruano por volver a escuchar la voz de Rocío»

Hay tres artículos en la vida de Antonio Burgos que él hubiese preferido no haber cincelado jamás: «Los zapatitos del Niño» (a la memoria de su querida madre), «Farol de cruz de guía» (en recuerdo de

Actualizado 12/04/2007 - 11:50:00
Hay tres artículos en la vida de Antonio Burgos que él hubiese preferido no haber cincelado jamás: «Los zapatitos del Niño» (a la memoria de su querida madre), «Farol de cruz de guía» (en recuerdo de su querido padre, nazareno del Gran Poder, en la primera Semana Santa que le faltó, y por el que le fue concedido el premio Romero Murube), y «Qué no daría yo, Rocío...», publicado en la Tercera de ABC el 2 de junio de 2006, el día en que arrancaba la larga vida de la inmortalidad del arte, de su niña Rocío. Esa Tercera fue premiada con el XXXII González-Ruano de Periodismo, de la Fundación Mapfre, por un jurado presidido por el maestro de la columna Manuel Alcántara.
Antonio Burgos, también premio Cavia, no quería ver la muerte de la paloma brava que abrazaba mundos enteros con los vientos de sus alas. Como su Chipiona natal, que esa tarde negra se despertó con la mar embravecida, el viento agitado, bravucón, desmelenado, fiero, y el recuerdo de Rocío sobre el libro de arena de la playa. El día que murió la niña Rocío a Antonio Burgos se le heló el corazón: «Me llamó Santiago Castelo, después de la reunión del Consejo de Redacción, y me comunicó que nuestro director, José Antonio Zarzalejos, quería que yo hiciera la Tercera sobre Rocío Jurado». Y le salió la Tercera de su alma resquebrajada, rota por la pena y el dolor. Empleó en escribirla el tiempo que tardó en teclear esa poesía en prosa de amor a su niña Rocío, que «me honró con su amistad: juntos hemos pasado muchos y buenos ratos, y juntos seguimos pasando muchas penas», evoca el autor. Porque en la radio de cretona de nuestra memoria, en las tardes de peticiones del oyente y discos dedicados, la voz de Rocío se seguirá escuchando por muchas primaveras.
¿Qué le dirá su niña Rocío cuando se haya enterado de la noticia del premio? Antonio Burgos rescata la frase del estribillo de una chirigota de Cádiz -«Los porteros automáticos», que se llamaban así porque iban enfundados con la equipación de los cancerberos de fútbol y en el pecho llevaban el teclado de un portero automático-, que venía a decir así: «Diez años cobrando el paro sin ayuda familiar. A Fraga le digo chungo y a ti, Felipe, no te digo na, no te digo na, no te digo na...» «Rocío Jurado me llamaría y me diría: «¡Niño!, qué plan, María Quetajo. ¡Niño!, que no te digo na, que no te digo na, que no te digo na...» Era una frase cómplice, un guiño entre el escritor y la niña Rocío de esa luna blanca que amaneció y la vio dormida.
«Rocío, ay, mi Rocío»
Ese 2 de junio, viernes, de dolores, en que la Tercera de Antonio Burgos circulaba de mano en mano por la cuna chipionera de Rocío, el escritor -junto a Curro Romero y a Antonio Martín, compadre en los Carnavales del Faraón de Camas- caminó tras el féretro de Rocío por las calles de Chipiona. Una mujer se les acercó, les paró y les dijo algo que no olvidarán: «Lo más bonito de Rocío era los grandes amigos que tenía».
La última vez que Antonio Burgos vio a su niña Rocío fue en mayo pasado. Junto a su mujer, Isabel, fue a visitarla a su casa de La Moraleja. Rocío quería contarle su vida para que la escribiera: «Nos vemos en Yerbabuena y ahí, de verdad, vamos a terminar el libro», se despidió. Ese libro lo acaba de entregar a la imprenta Antonio Burgos: «Se lo debía a Rocío. Se titula «Rocío, ay, mi Rocío» y en él cuento mis recuerdos junto a ella. Es un libro para reír con su alegría y para llorar porque se ha ido. Pero yo, sin ninguna duda, cambiaría el premio González-Ruano de Periodismo por volver a escuchar la voz de Rocío». El escritor incorpora en su obra un cancionero con más de doscientas de las piezas que Rocío cantó.
Qué no daría hoy Antonio Burgos por volver a escuchar, en algún lugar de la Caleta de Cádiz, la voz de su niña Rocío.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.