Gente

Gente&Estilo

Hemeroteca > 12/03/2002 > 

Carlos Bardem: «El autor no se hace completamente responsable de las opiniones de sus personajes»

Actualizado 13/03/2002 - 23:58:03
Carlos Bardem, ayer en Madrid. Javier Prieto
Carlos Bardem, ayer en Madrid. Javier Prieto
MADRID. Carlos Bardem, actor, escritor y guionista, insiste en el mundo de la literatura y, de nuevo, da en la diana. Después de haber ganado en 1999 el Premio Nadal con su primera novela «Muertes Ejemplares», ahora se ha llevado al bolsillo el premio Destino-Guión 2002 por «Buziana o el peso del alma». Un proyecto que paradójicamente nació como un guión que, aunque «llegó a tener fecha de producción, por diversos desacuerdos no se llegó a realizar», reconoce el autor. Entonces Bardem -hermano de Javier e hijo de Pilar-, y tras otros trabajos editoriales decidió «retomarlo» y transformarlo en una novela que luego presentó al Premio Nadal con el pseudónimo de Caetano Veloso. Curiosamente, le concendieron el galardón Destino-guión, porque se «adapta bien al lenguaje cinematográfico».
Como fuente de inspiración Bardem recurrió a sus propias experiencias y en este caso a su estancia enBrasil, «donde me marché de vacaciones y finalmente me quedé cuatro años». Una experiencia que le sirvió más tarde para conocerse mejor a sí mismo y escribir esta novela. «Era como un lugar fronterizo por el que pasa gente que no te pregunta por tu pasado y todo el mundo tiene una historia que contar al abrigo de la cachaza... », recuerda. El relato trata sobre la relación de dos hermanos, Diego, un músico que huye de Madrid para refugiarse en Buzios, donde monta un bar y donde tiene negocios con la droga, y Jorge, un actor que ha alcanzado el estrellato.
Por supuesto, es inevitable buscar parecidos con la propia biografía del autor, quien confiesa que todavía no ha aprendido «a separar mis vivencias personales de mi escritura. Pero no es autobiográfico -subraya-. Lo que hago es aprovechar mis experiencias para dar verosimilitud a la historia que quiero contar y que en el fondo es una reflexión sobre las relaciones entre las personas y cuánto hay de mentira en ellas». Sentencias como «la verdad es una condena» o «vivir en la mentira es el destino confortable de los cobardes» salen de la boca del protagonista, Diego. Sin embargo, Bardem niega que en la novela exista cierto pesimismo. «El autor no se hace completamente responsable de las opiniones de sus personajes -matiza-. Lo que hay en esta novela son tipos de actuaciones ante la vida. Diego está cargado más que de pesimismo de cinismo. Mientras que Jorge es un personaje con una sana y positiva ingenuidad ante la vida. El mensaje de la novela no es pesimista sino que reflexiona seriamente sobre la importancia de la mentira y el caos que desata en aquellos que hacen de ella una forma de vida». Aunque reconoce que cada vez vivimos más condicionados por una gran mentira, asegura que este libro es más «una reflexión sobre la mentira individual y terapéutica que muchos necesitan para seguir viviendo». «Lo que reivindico en la novela es la necesidad de afrontar los problemas y enfrentarse a ellos con la verdad».
En la obra fluyen distintos tipos de relación: de pareja -entre Diego y Laura-, filial -de los hermanos con su padre, que muere en el transcurso de la historia-, y fraternal -entre Diego y Jorge-. Esta última es muy importante para Bardem ya que le sirve para «explicar la relación entre padre e hijo, que es la que realmente creo quemarca a todo ser humano para bien o para mal». A través de la relación de los hermanos el autor muestra «dos tipos distintos de personas ante la herencia -a veces fabulosa y en otros casos maldita- que nos suelen dejar nuestros padres».
Actor, guionista y escritor, Bardem no piensa abandonar ninguna de estas facetas en favor de una sola. «La vida ya de por sí te pone bastantes límites como para que tú la ayudes a empobrecerte. No son actividades incompatibles, todas pertenecen al ámbito de la creación. ¿Por qué tengo que renunciar a alguna de ellas?». De momento, su próximo compromiso será el estreno de la película «Bestiario», de Vicente Pérez Herrero, director con el que ya trabajó en «Código natural», y en la que participa como guionista y actor. «Ahora trabajo en dos historias que estoy desarrollando y que espero que sean dos futuras novelas», adelanta. De momento, Bardem desconoce si «Buziana o el peso del alma» se convertirá finalmente en una película, «eso ya está fuera de mi control -asegura-, aunque se supone que ese es uno de los objetivos del premio Destino-guión».
Por último y teniendo en cuenta que la novela premiada está aliñada con escenas de sexo, drogas y alcohol le preguntamos su opinión sobre el momento que atraviesan muchos jóvenes de hoy, fascinados por el botellón y por las pastillas. «La adolescencia es un trámite que cuanto antes lo dejes atrás mejor -bromea-. Yo desde luego no pontifico sobre las drogas pero el consumo desaforado de ellas y del alcohol responde a una desorientación y a una falta de objetivos, por lo que hay jóvenes que se refugian en ellos». En cuanto a las medidas para atajar este problema, cree que las soluciones pasan más por «acabar con la puerilización de la juventud, esa condena que tienen hoy de ser niños hasta los treinta y tantos años, de no poder irse de su casa, no acceder a un trabajo estable..., que por medidas represivas».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.