Cataluña

null

Hemeroteca > 12/03/2001 > 

Duran rechaza que CDC tenga «un derecho natural» a liderar la coalición

Sólo unas horas después de que el secretario general de Convergència y «conseller en cap», Artur Mas, advirtiera a Unió que sólo un partido puede llevar el timón de la coalición nacionalista, Josep Duran Lleida respondía ayer que CDC no tiene «un derecho natural» que le permita liderar Convergència i Unió. El líder democratacristiano lamentó que políticos como Pujol y Trias apuesten por la fusión.

Actualizado 12/03/2001 - 00:29:17
El líder de Unió Democràtica de Catalunya, Josep Duran Lleida, expresó ayer su malestar por el hecho de que las aspiraciones de Unió para liderar un cartel electoral se interpreten como «reivindicaciones» y, en cambio, sean vistas como «un derecho natural» de Convergència. El presidente del comité de gobierno de Unió insistió en que las conversaciones con Convergència para refundar CiU deben culminar en breve para no «perpetuar» la imagen -«que sólo favorece al PSC»- de que los dos partidos son incapaces de llegar a un acuerdo y para poder diseñar una coalición que continúe más allá de las próximas elecciones.
Aunque aseguró que, pese a lo que se ha dicho desde su propia formación, el día 24 de marzo no es la fecha límite para cerrar un pacto, Duran subrayó que durante la reunión del Consell Nacional que Unió celebrará ese día, los consejeros deberánconocer y aprobar o rechazar las líneas generales del acuerdo con Convergència.
LOS MISMOS DERECHOS
Para el dirigente democristiano, el acuerdo con CDC debesobrepasar la frontera de las próximas elecciones y en el desarrollode las conversaciones que mantienen las comisiones delegadas de cada partido «debe prevalecer la lealtad». En los últimos días Unió ha lamentado que dirigentes de la talla de Jordi Pujol o de Xavier Trias hayan sugerido que la fusiónes la mejor de las soluciones para CiU -en contra de la posición de Unió- o bien hayan puesto en duda la voluntad de los democristianos de llegar a un acuerdo que permita ir más allá de las próximas elecciones.
No obstante, Duran insistió en dejar claras las condiciones: «Es obvio que igual derecho tiene una opción como otra a tener responsabilidades públicas; no tiene sentido que siempre se considere como una reivindicación si lo pide UDC y un derecho natural si lo pide el otro».
El líder democristiano se mostró dispuesto a desempeñar, en la refundación de CiU, elpapel que le corresponda en función de los intereses de Unió «porque lo que sea bueno para Unió es bueno para mí». «Llevo -añadió- 26 años en Unió, he podido tener otras opciones, con la UCD en 1977, luego pude ser ministro y opté por la lealtad a Unió». Duran se declaró partidario de incorporar al partido a personalidades independientes, aunque rechazó esta posibilidad por lo que se refiere a la secretaría general, vacante desde que Núria de Gispert pasó a presidir la formación en sustitución de Joan Rigol.
Duran, que hace un mes dejó la conselleria de Gobernación del gobierno catalán a raíz del nombramiento del convergente Artur Mas como «conseller en cap», aseguró que ahora se centrará exclusivamente en reforzar la proyección de su partido. «Yo no hago política para ser presidente de la Generalitat, ni para ser ministro, ni secretario general de CiU... Para mí, la política no tiene sentido sino es a partir de Unió, porque tiene el cuerpo ideológico que me permite ser útil a la sociedad», explicó.
En su opinión, el proyecto político de Unió «tiene más vigenciade futuro que nunca ya que tenemos absoluta confianza en elcatalanismo político y el nacionalismo integrador, que pasa porreforzar la identidad en un mundo global y a la vez el respeto por todas las personas, vengan de donde vengan». Consideró, en este sentido, que el nacionalismo catalán tiene respuestas al reto de la inmigración, «puesto que en el pasado ha demostrado ser capaz de integrar a personas procedentes de otros lugares».
Duran Lleida arremetió contra el líder del PSC, PasqualMaragall, por considerar que «no tiene capacidad para para entenderse ni con un Gobierno del PP ni con uno del PSOE». En cambio, destacó la «cultura de gobierno» de la que hace gala CiU incluso por lo que se refiere al Plan Hidrológico Nacional, al que la coalición se opone «desde eldiálogo y no encabezando una manifestación».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.