Toledo

null

Hemeroteca > 12/01/2004 > 

El Toledo viejo dice adiós a otro de sus comercios más emblemáticos

La tienda del ganador del Tour de Francia de 1959, Federico Martín Bahamontes, echará el cierre en las próximas semanas, poniendo punto y final a una larguísima trayectoria comercial que representa a ese Toledo viejo que prácticamente se ha extinguido

Actualizado 12/01/2004 - 00:01:44
Federico Martín Bahamontes posa junto a Fastunio Suárez, pilar fundamental de la tienda, y la bicicleta con la que ganó el Tour HUERTAS FRAILE
Federico Martín Bahamontes posa junto a Fastunio Suárez, pilar fundamental de la tienda, y la bicicleta con la que ganó el Tour HUERTAS FRAILE
TOLEDO. «En Holanda, a uno se le ocurrió poner en una guía para turistas que en Toledo no se puede dejar de visitar esta tienda... Sí, aquí viene mucha gente a hacerse fotos, no sólo holandeses, también franceses, belgas y gente de por ahí». La anécdota la cuenta Federico Martín Bahamontes, primer ganador español del Tour de Francia (1959), que ha decidido cerrar el establecimiento que desde hace casi cuarenta y cinco años tiene en la plaza de la Magdalena.
El motivo hay que buscarlo en la jubilación de Faustino Suárez «Fausti», muro de carga sobre el que ha descansado la actividad comercial durante todos estos años y que comenzó a trabajar con Fede cuando tenía sólo trece años. Desde entonces, ha sido el mozo de espadas del «Águila de Toledo», su escudero, el hombre en la sombra que ha mantenido el negocio en el día a día.
Durante la conversación con Martín Bahamontes, Fermina está junto al calefactor de gas y a Fausti se le intuye en el almacén, trajinando con esta o aquella bici, colocando esas cajas, precintando algunos paquetes y atento a la llamada del patrón. No quiere salir en la foto, pero, tras la insistencia del periodista, accede a posar con «el jefe», una fotografía del ex ciclista tomada en la carrera clave que le hizo ganar el Tour y la bicicleta con la que consiguió la proeza. Enseguida se vuelve al almacén.
La relación de Martín Bahamontes con el mundo del comercio está muy ligada a su carrera como ciclista pues colaboraba en el negocio familiar llevando en la bici los pedidos por las empinadas calles de Toledo «y también con el estraperlo», puntualiza. Eso le hizo adquirir una destreza única para subir los puertos de montaña, a lo que hay que añadir unas innatas facultades de escalador y rodador. Posteriormente se hizo cargo de un taller de bicicletas en la calle Honda para luego subirse al Casco y abrir la tienda de la calle de la Magdalena.
La principal oferta de Bahamontes la componen las bibicletas, que él mismo se dedicaba a montar, aunque luego la actividad se fue diversificando incluyendo cafeteras, máquinas registradoras, juguetes, motoclicletas y artículos de pesca. Pocos son los toledanos de toda la vida que no tienen en su garaje una bici o una caña de Bahamontes. Y en los pueblos, donde se encuentra el principal mercado del establecimiento.
La demanda también llega de fuera de los territorios provinciales, «en Valencia había un notario que quería que le montase una bici y se la llevase yo personalmente», comenta el ex cliclista, que recuerda al tiempo que en una convención de una cadena francesa de supermercados que se celebró en Sevilla eligieron al mejor vendedor del año «y el premio era una bicicleta de aquí que se la tenía que entregar en persona».
Bahamontes no precisa el día concreto en que se echará el cierre definitivo «eso, lo que diga este», dice señalado a Faustino, que acabada de pasar con una gran caja de cartón; en cualquier caso, en unos días (semanas quizás) cerrará al público el que puede ser el último establecimiento de un Toledo prácticamente extiguido. Lo mismo pasó con Jacinto Díaz, Robles, Gómez Menor, Moro etc., y, anteriormente, con el Casino, el Cine Moderno o el Café Español.
Dentro de unos meses, las siglas deuna sucursal bancaria, el menú de un restaurante o el impronunciable nombre de una franquicia seguramente ocupen el lugar donde hoy todavía se fotografían turistas de toda Europa, pues la tienda de Bahamontes se ha convertido en una curiosidad más del rico patrimonio histórico de la ciudad de Toledo.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.