Toledo

null

Hemeroteca > 11/11/2003 > 

El colegio de Educación Especial «Ciudad de Toledo» pone en marcha una granja escuela

Los alumnos se ocupan del cuidado de los cerca de 50 animales de pluma que tienen, y entre los que se encuentran, gallinas, palomas, codornices, pavos o faisanes

Actualizado 11/11/2003 - 05:00:04
TOLEDO. El Avanzar hacia la normalización de sus alumnos y alumnas es el objetivo que preside el quehacer diario en el Colegio de Educación Especial «Ciudad de Toledo», un centro donde inquieto y atento a cuantas iniciativas puedan desarrollar para contribuir amejorar las condiciones de sus escolares y a facilitar su integración en la sociedad.
Este curso viven con ilusión la puesta en marcha de una granja escuela, de la que se ocupan los alumnos del taller de jardinería. La granja se gestó hace cerca de un año con la donación al centro por parte del anterior consejero de Agricultura, Alejandro Alonso, de una incubadora de huevos, que adaptada convenientemente ha visto nacer en los últimos meses a numerosos pollitos. Los chicos y chicas de este taller se ocupan del cuidado de los cerca de 50 animales de pluma que tienen en la actualidad, y entre los que se encuentran, gallinas, palomas, codornices, pavos o faisanes. Según el director del colegio, Carlos García-Moreno, esta comprobado que el trato con los animales, su cuidado y atención, ayuda a los escolares discapacitados a mejorar su relación con el entorno y su comportamiento. Los alumnos del taller los cuidan, pero la granja es visitada también por otros compañeros del Colegio y pronto irán a conocerla también escolares de otros colegios de la ciudad, con el objetivo de favorecer una doble integración entre unos alumnos y otros. Los del centro de Educación Especial enseñarán a sus visitantes lo que ellos son capaces de hacer y convivirán como compañeros durante la visita.
Será novedad también muy pronto en el CEE «Ciudad de Toledo» una sala de estimulación sensorial, donde a través de tecnologías muy novedosas se motivará a los alumnos utilizando los distintos sentidos. Esta instalación, que se irá completando a medida que se disponga de financiación, ha contado hasta el momento con la aportación de la Obra Social de CCM y de la Asociación de Madres y Padres del Centro.
Un centenar de escolares
También próximamente la Consejería de Educación dotará a este centro con un profesor de Música que realizará actividades de musicoterapia con las diferentes tutorías del centro, una iniciativa novedosa.
Este colegio de Educación Especial tiene este curso 97 alumnos y alumnas de entre 4 y 20 años, con muy distintas deficiencias que requieren una atención totalmente personalizada. La escolarización está dividida en tres ciclos, adaptado como es lógico a las capacidades de cada uno de las 19 aulas que funcionan. Infantil y Primaria, Secundaria y Transición a la vida adulta.
Los escolares más mayores están en el nivel de transición, donde según sus características acuden a uno de los dos talleres ocupacionales, cerámica o jardinería, o al módulo de Garantía Social de Lavandería, enseñanza está última donde se les da una preparación laboral con titulación. El grupo de alumnos que este curso asisten al módulo será la segunda promoción. La primera acabó hace dos cursos tras haber realizado sus correspondientes prácticas en el Hotel Beatriz de Toledo, donde quedaron muy satisfechos con su competencia.
Tarea difícil, pero gratificante
Si la vida en un colegio cada día está llena de sorpresas y novedades, en este aún más, tal y como destaca su director. La salud de sus escolares, sus patologías y comportamientos hacen que el personal que trabaja en este Colegio tenga que estar en permanente alerta. Son cerca de 80 las personas que desempeñan su tarea en este centro, que acoge la actividad escolar por la mañana y que cuenta con residencia para 30 de sus alumnos que por la lejanía de sus domicilios o distintas condiciones permanecen allí de lunes a viernes durante el curso.
Son profesores de Pedagogía Terapéutica, de Audición y Lenguaje, de Formación Profesional, fisioterapéutas, ayudantes técnicos educativos, personal laboral, enfermeras y un profesor de servicios a la comunidad y un psicopedagogo orientador (desde este curso a tiempo completo). Una tarea para todos ellos difícil y complicada, aunque siempre gratificante, según su director, quien recuerda que la consideración de los docentes de Educación Especial es la misma que la de quienes imparten docencia en un Colegio de Infantil y Primaria.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.